El PSRM en su laberinto (II): criterios de desempate

Hemos asistido el pasado domingo a un duelo apasionante entre hermanos. Un duelo democrático, sin vencedores ni vencidos, un duelo de hermanamiento en el que siempre ha de salir vencedor, y mucho más fuerte, el PSRM. Compañeras y compañeros han sabido compartir una cerveza y un bocadillo al tiempo que votaban, libremente, a aquel candidato o candidata que consideraban oportuno. Esto es lo importante. Los tres compañer@s que se han presentado son magníficos. No haré, de ninguna de las maneras, un análisis de ninguna de estas tres personas que merecen todos mis respetos, y mucho más los compañeros y compañeras que han decidido darles su voto.

“¿Quién trae de verdad la modernidad a este partido? ¿Quién tiene un plan para llevarlo a cabo? ¿Quién confía, de verdad, en los equipos de trabajo?”

Sin embargo, el domingo por noche tuve la oportunidad de hablar con un compañero que me decía que, en su opinión, esta semana no iba a haber mucho trasvase de voto. No estoy de acuerdo, porque me consta que el trasvase de voto existe, y habida cuenta la escasa diferencia entre dos de los candidat@s, cada voto puede ser determinante. Por este motivo, me he atrevido en este artículo a presentar mi opinión sobre cómo deberían, desde mi horrendo punto de vista, ser los criterios de desempate. No olvidemos que tan legítimo es seguir pensando del mismo modo como cambiar de opinión. Aquellas personas que ven deslealtad en un razonamiento, o falta de miras porque alguien vote de manera distinta a ellas mismas, tal vez deberían hacérselo mirar. Empecemos.

El primer consejo que puedo dar, insisto, desde mi desprestigiada imagen en vuestras conciencias, es que aquellas personas que hayan votado con la cabeza, igual ahora deberían hacerlo un poco más con el corazón; y del mismo modo, aquellos personas que hayan votado con el corazón, igual deberían ahora hacerlo un poco más con la cabeza. Al hacerlo de este modo, posiblemente, surjan nuevos “motivos” de voto, y a lo mejor alguna persona se lleva una sorpresa.

El segundo consejo es que no lo demos todo por sentado. Seamos críticos, pues aunque los dos candidatos que quedan son extraordinarios los dos, efectivamente existen diferencias entre ambos, y debemos ser capaces de discriminarlas.

El tercer consejo es que, como me consta que para decidir nuestro voto hemos sido exigentes con los otros candidatos, ahora seamos capaces de ser exigentes con el que consideramos “el nuestro”. Puede que nos llevemos la sorpresa de que “nuestro candidat@” no supera nuestras expectativas si somos capaces, de verdad, de aplicarle nuestro sentido crítico. Por ejemplo, ¿son de verdad viables las propuestas de nuestr@ candidat@? Si ha dicho que va a hacer algo pero no presenta un plan para hacerlo, ¿podemos de verdad pensar que lo dice en serio? ¿Ha caído nuestr@ candidat@ en algunas contradicciones? Y lo que es más importante, ¿ha sido capaz de hacer modificaciones en su discurso demostrando su capacidad de adaptación, o se ha mostrado contumaz en mantener posturas poco defendibles?

El cuarto consejo es que pensemos en el futuro. Todos tenemos un pasado. Algunas personas no tienen sombras, pero ¡ojo!, a lo mejor es porque tampoco tiene luces. Otras personas tienen luces y sombras. Por supuesto que sí, pero necesitamos esas luces. Albert Einstein fue un mal padre y esposo. Tuvo sus sombras. Pero, ¿acaso se le juzga en la historia por eso? No. Se le juzga por sus luces. Seamos generosos en nuestro análisis, y pensemos en positivo. La pregunta que debemos hacernos es ¿quién trae de verdad la modernidad a este partido? ¿Quién tiene un plan para llevarlo a cabo? ¿Quién confía, de verdad, en los equipos de trabajo?

Quinto y último. Probablemente este consejo debería sobrar (al igual que todos los anteriores), pero me voy a permitir darlo. Gane quien gane, seamos leales y mostrémonos dispuestos y serviciales con nuestro partido. Mantengámonos unidos como una piña. Lo necesitamos para ganar en 2019. La ciudadanía nos está esperando. No podemos defraudarla. Compañeras y compañeros, el próximo día 30 tenemos un deber. A cumplir.

 

 

 

 

Destacado

Inicia sesión en tu cuenta

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.