El polvorín murciano, los barrios del sur y la tormenta perfecta

Se llama una tormenta perfecta cuando la conjunción de diversos factores genera diversas energías que culminan en una forma de explosión. Luego están los sociólogos y analistas que intentan investigar y definir los motivos profundos de tal tormenta perfecta.

Sin ser sociólogo, estoy seguro de que hay un sustento claro para entender la evolución de las movilizaciones que estamos viendo estos días, ya que los barrios del sur de Murcia no están al margen de las estadísticas de la crisis que hay en el conjunto del país. En estos barrios se sufren los mismos problemas derivados de la crisis que se sufre en otros barrios y pueblos de la región. Doy un dato que conozco bien: una parte del activo del movimiento de afectados por la hipoteca en Murcia se nutre de vecinos y vecinas de los barrios del sur; el mismo compañero detenido de muy malas maneras el pasado martes 3 de octubre forma parte de la PAH y en las vías me encuentro diariamente con jóvenes con la convicción de que no hay futuro y mucho menos en barrios convertidos en guetos; con abuelos y abuelas que son quienes mantienen en muchos casos a hijos y nietos; comerciantes desesperados que van directos a la ruina; niños y niñas que ven cómo sus padres, madres y abuelas son rodeados por antidisturbios, incluso a la salida del colegio –como sucedió el martes pasado–, que quedará separado del barrio por el ya famoso muro.

“O ponen una solución inmediata sobre la mesa que convenza a la plataforma o este conflicto vecinal puede derivar en algo mucho más gordo de lo que ya de por si es ahora”

También veo y oigo una sensación muy mayoritaria de región abandonada. Se comenta mucho en los corrillos que si estuviéramos en otro lugar de España este muro no se atreverían a ponerlo, ni siquiera a proponerlo. También hay algo que llama mucho la atención en las conversaciones con vecinos y vecinas: siempre sale el aislamiento informativo que tenemos; fuera de esta tierra murciana no tenemos quién nos escriba un titular en prensa estatal a no ser que pase algo muy gordo. Eso ya se descubrió en el primer desalojo de las vías hace unas semanas. Vaya, que esta tierra murciana no existe; bueno, si existe para chistes y cuando pasan catástrofes o sucesos de la España profunda.

Todo lo anterior, sumado al empecinamiento del gobierno de seguir con la construcción del muro de la vergüenza, nos lleva a un conflicto al que aún le queda cuerda para rato y que amenaza con convertirse en regional, con los barrios del sur a la cabeza en defensa de una tierra abandonada por todos los gobiernos, si no se ponen soluciones sobre la mesa con proyecto, presupuesto y plazos para el soterramiento. No soy sociólogo ni futurólogo, tampoco estoy haciendo apología de violencia alguna, solo relato lo que oigo y veo, pero el olfato me dice que o ponen una solución inmediata sobre la mesa que convenza a la plataforma prosoterramiento o este conflicto vecinal puede derivar en algo mucho más gordo de lo que ya de por si es ahora.

Los gobiernos tienen que escuchar a su gente. Si lo único que ofrecen a unos barrios de familias trabajadoras es el aislamiento, la exclusión y una vida precaria, la tormenta perfecta está servida.

Por ultimo, no puedo evitar recordar mientras escribo este texto a mi amigo y compañero Pepe Tornel, cura obrero de la HOAC que fue cofundador del movimiento vecinal en los barrios del sur. Tanto Pepe como otros vecinos que ya no están, seguro allá donde estén, están mirando al barrio orgullosos de su gente… Pepe Tornel, va por ti.

José Coy, miembro de Vamos Región de Murcia

LCDP

LCDP

Noticias de la actualidad de la Región de Murcia y España sobre política, economía, sociedad y deportes. Los mejores artículos de opinión y páginas informativas.

Síguenos en Facebook

Últimas Noticias

Destacado