El espíritu de Xirivella

Contaba un veterano periodista de la prensa regional hace pocos días que la ejecutiva regional del PSRM prevé aprobar para finales de enero un calendario de un proceso de primarias de las que saldrá un nuevo órgano ejecutivo para la capital de la Región. El periodista tiene razón cuando afirma que el municipio de Murcia es un objetivo estratégico dentro de las aspiraciones electorales del PSOE de la Región, y hará bien la Comisión Ejecutiva Regional en dedicar todos los esfuerzos necesarios para potenciar estructuras orgánicas mirando de cara al año y medio que resta de legislatura.

Es fundamental crear un órgano ejecutivo que coordine a las trece agrupaciones en que se divide el municipio de Murcia junto al trabajo que realiza el grupo municipal en el Ayuntamiento, órgano del que se carece desde hace mucho tiempo.

“La unidad del PSOE no se puede imponer, ni siquiera contentando a unos y otros; no se trata de cerrar filas, hay que aceptar que el partido es plural”

Una buena parte de la credibilidad se la juega mi partido en este proceso. Lo digo porque se trata de la séptima capital de España y conviene cambiar la tendencia si se quiere ser alternativa de gobierno. Entiendo que en el primer Comité Regional de este año será aprobado el proceso, y como miembro de este órgano que lo soy, quisiera poner por delante lo que pienso.

Hay personas que recurren al apoyo del aparato y hay algunos con cierta inclinación a modelar voluntades; es simplemente porque nunca han ganado elecciones por sí mismas, siempre recurrieron a la red clientelar que fueron tejiendo desde sus cargos políticos, ¿Es legal? Pues sí es legal porque se deduce que las personas mayor de edad y en plenas facultades mentales tienen el derecho a decidir cada una de sus actuaciones en la vida diaria. ¿Es democrático? Aquí me surge una duda, ya que si el voto ha sido inducido por otra persona dejando de un lado la propia voluntad de quien lo emite, deja de ser un voto en conciencia y por lo tanto con deficiencias democráticas.

El espíritu de Xirivella fue un símbolo de una reivindicación democrática. Significó devolver la voz a la militancia del PSOE, como un ejercicio de democracia interno que pasaba por convocar sin demora interesada un Congreso con primarias, condición necesaria para recomponer un partido que es y debe seguir siendo plural. A partir de ahí, llegar a recuperar “la credibilidad” si con un liderazgo incluyente y compartido salen reforzadas las señas de identidad de un partido socialdemócrata transformador. Las basesno padecen ningún virus de podemización ni necesitan que nadie tutele su capacidad de decisión.

La unidad del PSOE no se puede imponer, ni siquiera contentando a unos y otros; no se trata de cerrar filas, todo lo contrario, hay que abrir filas, hay queaceptar que el partido es plural. Nadie sobra en el Partido Socialista porque nuestros adversarios no son otros socialistas sino la derecha, pero ello se consigue mejorando la democracia interna.

Por ello propongo, y sólo hace falta voluntad política de querer hacerlo, que la elección de la ejecutiva municipal se realice por supuesto por primarias, pero en lista abierta y desbloqueada: que sean las compañeras y compañeros los que con su voto, libre y secreto, configuren democráticamente la confección de ese importante órgano de dirección. No hay nada más contradictorio que elijamos al secretario general y no al resto de miembros de ese órgano colegiado.

 

Destacado

Inicia sesión en tu cuenta

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.