Cine de ciencia y afición

De ciencia y afición. Así llamaba la señora Carmen, que en gloria esté, a las películas de ciencia ficción, y qué razón tenía la señora Carmen. La cartelera murciana, al menos en cuanto a la cartelera capitalina, nos va a ofrecer estrenos de lo más variado. Para quien guste de la ciencia ficción y confíe ciegamente en la estética de los carteles anunciadores tenemos La señal. Esta vez nos traducen, para no perder la costumbre, el título inglés y, además, literalmente. The Signal ya empieza por ser algo atrevida porque la base de datos fílmica está llena de films y documentales que utilizan la palabra señal. En algunos de los carteles anunciadores, siempre nos dan un repertorio de ellos, aparece el señor Lawrence Fishburne, pero él no es exactamente el protagonista… o sí.

El caso es que La señal es una producción dirigida por un director con poca trayectoria: William Eubank, un director que nos demuestra que conoce perfectamente la técnica fílmica, o las técnicas porque durante hora y media hay un muestrario de casi todas, y es capaz de sorprendernos con efectos especiales (aunque esto sea más bien hoy mérito de la tecnología y sus técnicos). Al principio la historia es tan natural e intimista que los chicos protagonistas, que en esas lides de contar una historia “normal y corriente” trabajan muy bien, consiguen que se les coja hasta cariño. De hecho la narrativa inicial tiene su intriga e invita al espectador a descubrir con ellos tanto lo que van buscando de aventura como la consecución de sus vidas personales. Pero a veces en la vida pasan cosas que uno no espera y, claro, hay que actuar frente a ellas y resolver problemillas imprevistos.

La señal utiliza en su narrativa de ciencia ficción muchos de los recursos seudocientíficos o enteramente científicos que se han venido utilizando en estas películas en los últimos 16 años (sí, desde Matrix). Los norteamericanos son unos grandes aficionados a las cuestiones en las que medien abducciones, contactos extraterrestres o infecciones virales de todo tipo. Siendo el cine yanqui uno de los mejores contando historias de gente normal y corriente a qué viene complicarlo todo. Difícil de entender.

A otra cosa. El lunes que viene, en colaboración con la UMU, se podrá ver Whiplash en versión original, y yo siempre recomiendo las versiones originales, no porque deteste los doblajes, que en ocasiones han hecho y hacen un favor a los actores, sino porque es el justo tributo que merecen los actores. Además últimamente el doblaje español está perdiendo calidad. Whiplash ha creado hasta un debate en USA, si merece o no los premios y los halagos es, según mi modesta opinión, difícil de saber, me atrevo a decir que el público europeo a lo mejor no ve con los mismos ojos esta peli. Pero es muy buena y si te gusta el jazz y la música de los 30 no hay más opciones en cartelera… eso sí, si quieres salir azorado y hasta preocupado del cine también es la mejor opción.

La señora Carmen tenía mucha razón porque hay que tener afición para ver ciertas cosas en una sala de cine. Si gusta o ha gustado la promoción de la novela del asunto Grey adelante, pero no es una película para ser recordada, y si son fans del señor Colin Firth (No confíes en nadie) pues también, pero este señor se mete de vez en cuando en ciertos berenjenales fílmicos que no prometen mucho.

Así que lo mejor es otear si, verdaderamente, llega Timbuktu a nuestras salas (tenemos la seguridad de que la UMU y Centrofama la ofrecerán en único pase el próximo 2 de marzo) para ver algo hecho con cariño y respeto, que nos permite viajar algunos kilómetros y ver qué está pasando y qué se está viviendo hoy por hoy en países vecinos que no nos son tan ajenos. No son películas de grandes recursos “actorales” y a lo mejor también sufrimos, pero la experiencia estará mucho más cerca del arte, y el arte, al fin y al cabo, también nos forma como personas.

P.D. En Amsterdam empiezan hoy a recordar con una exposición los últimos años de Rembrandt. Es uno de los pintores más versionados en el cine pero si pueden vean a Charles Laugthon en la película de Korda, no les defraudará.

Destacado

Inicia sesión en tu cuenta

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.