2017

En todo tiempo, en cada lugar, en cada pensamiento existe una zona que los poderosos quisieran siempre prohibida o al menos velada a la esperanza. Tenemos vedado el acceso, se nos advierte del peligro de explorarla. Normalmente allí se halla la respuesta a las preguntas que nos hacemos; preguntas banales en algún caso, trascendentes en otras.

La Utopía es una de esas zonas prohibidas: todavía hay personas que pensamos en ella como una oportunidad frente al erial que se nos ofrece como única realidad. Allí, en el paraíso que indagamos con la curiosidad de los niños, brotan flores cuyo aroma alguna vez fue saboreado por nuestros antepasados: la flor de la solidaridad, el rosal de los sueños colectivos, la promesa de un paraíso de grandes parterres en los que puedes recostarte, contemplar el cielo, hablar con las nubes, sin que nadie te apuñale por la espalda.

En todo tiempo, en cada lugar hay vida, solo es necesario recogerla entre las manos. 2017 puede ser un año en el que se refleje la sonrisa de los Comunes, de la gente que habita en el claroscuro de la realidad, allí donde no llega el plácido tránsito de las estaciones ni se contempla el vuelo de las águilas sobre las blancas cumbres. 2017 puede ser el año de la luz y de la templanza. Esperémoslo con las manos abiertas para modelarlo con la franqueza de la gente libre: la tuya amor mío, y la mía acariciando el territorio de la Utopía.

 

LCDP

LCDP

Noticias de la actualidad de la Región de Murcia y España sobre política, economía, sociedad y deportes. Los mejores artículos de opinión y páginas informativas.

Síguenos en Facebook

Destacado