Inspección educativa: ¿oposiciones o colocaciones?

Es normal que en año electoral las ofertas de empleo público en las distintas administraciones, al igual que las inauguraciones, se multipliquen. El viernes, sin ir más lejos, nuestro consejero de Educación fue a visitar una obra que está al 60%. Gran noticia de su gabinete de prensa y propaganda. Vergüenza de los medios que la reproducen.

Lo que ya no es tan normal es que se convoquen el cien por cien de unas plazas, las de inspección educativa –veinticinco en total–, que llevaban sin convocarse desde el año 2002 en el cual se convocaron cinco plazas, cuando en aquel momento había ya 18 vacantes. Esta prisa no es lo único sospechoso de este proceso. Veamos:

La Disposición adicional duodécima de la LOMCE, ley tan querida por el Partido Popular, en su apartado “c” viene a decir que en las oposiciones al cuerpo de inspectores podrán reservar hasta un tercio de las plaza para directores.

Nuestro consejero ha suprimido en su convocatoria esa reserva de plazas que está en una Ley Orgánica y en la última convocatoria regional. Parece que tiene muchas personas por colocar.

Pero no acaba ahí el dislate. Algunas personas, al considerarse perjudicadas, por quitar la reserva para directores, han recurrido la orden de convocatoria de la Consejería. El juez citó a las partes para el día 18 de febrero. Al responsable político lo mejor que se le ha ocurrido, para torear las dificultades judiciales, es adelantar el examen para el día 17. O bien quiere presentarse ante él con los hechos consumados, a ver si cuela, o bien piensa que cuando se venga a resolver el juicio dentro de tres o cuatro años ya no será su problema. (En Valencia tardó ocho años en resolverse un juicio por apartar a inspectores “no gratos”, con el resultado de que la Consejería tuvo que pagar los ocho años con efectos retroactivos, pero el consejero ya no era el mismo.)

Todavía hay más cosas sorprendentes, esta vez con respecto al tribunal. Lo forman cinco personas: el presidente lo nombra el político de turno; otro viene de fuera, en este caso de la Consejería amiga de Castilla-La Mancha; y las otras tres, por sorteo entre las que pertenecen a la Inspección murciana. Hubo una propuesta para que todos los miembros del tribunal vinieran de fuera. Hay que tener en cuenta que de las sesenta personas que se presentan la mitad ya están trabajando como inspectores “accidentales” y los que los van a juzgar son sus compañeros de viajes, despacho, almuerzos y aperitivos.

Con respecto a esto hay que destacar que en el sorteo celebrado los tres titulares nombrados en primer lugar renunciaron por amistad manifiesta. Pero los suplentes, entre los que hay dos del equipo de gobierno de los inspectores, no tienen ese problema de conciencia, a pesar de tener que juzgar a un compañero jefe adjunto y a la mujer de su jefe, que lleva trabajando como inspectora desde los años 90. Se ve que la conciencia va por barrios.

Por último es de destacar la racanería que muestra la Administración a la hora de sacar plazas fijas para docentes, sanitarios o funcionarios en general, el famoso cupo de reposición del 10% (cubrir el 10% de las jubilaciones), y el contraste con este 100% de golosas plazas, con un complemento específico de más de 800 euros, que se ofrecen para dejar, atada y bien atada, la herencia de la Consejería de Educación por lo que pueda pasar en mayo.

Comments 2

  1. Jose Luis Lopez says:

    Había pensado otro título,
    Había pensado otro título, pero era muy largo: “A colocar, a colocar, que el chollo se va a acabar.Se queda a disposición de quien quiera utilizarlo.

  2. Leandro Sánchez Pérez says:

    Inspección educativa
    Aunque el artículo está muy bien y señala claramente la intención de los políticos del PP de dejar colocados a cuantos más mejor por lo que pueda pasar en las elecciones de mayo, sin embargo tiene una inexactitud y es que de los miembros de tribunal sólo uno es “inspector jefe adjunto” y tiene que valorar a dos compañeros del gobierno de la inspección. Además hay una circunstancia que no señala y es que otro miembro del tribunal ya ha valorado previamente a la mayoría de los inspectores accidentales que se presentan. A mi me hubiera gustado más el otro título: A COLOCAR, A COLOCAR, QUE EL CHOLLO SE VA A TERMINAR.

Destacado

Inicia sesión en tu cuenta

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.