ir a la portada de ELPajarito.es

Windows 10: la cara y cruz de este popular sistema operativo

La propuesta más moderna de Microsoft en terreno de sistemas operativos tiene numerosas ventajas, y también inconvenientes

Te has comprado un nuevo equipo y ahora quieres instalar un sistema operativo. Lo tienes claro, entras en una web como latiendadelaslicencias.com para hacerte con la clave del S.O. que buscas y ves que se encuentra Windows 10, con numerosas variantes disponibles para su compra.

También conocido como W10, este es el último sistema operativo que Microsoft ha lanzado al mercado doméstico. Tras un punto álgido alcanzado con Windows 7 y un pequeño bajón en todos los niveles con Windows 8, la compañía de Redmond dio un salto numérico y fue directamente a por la decena para su último producto.

Lo cierto es que es un sistema bien planteado y con numerosas bondades; pero es imposible negar que tenga ciertas carencias que merecen cierta mención. Por eso, para ti, que tienes un nuevo ordenador y estás deseando comprar licencia de Windows 10 pro o de cualquier otra versión de este popular S.O., te recomendamos que pises el pedal de freno y eches un vistazo. Vamos a explicarte lo bueno y lo malo de él.

La principales ventajas de Windows 10

La principal bondad de este sistema operativo es que logra sacar partido de tu hardware y que carece de las limitaciones que poseían las versiones anteriores. No hay que temer por contar con grandes cantidades de memoria RAM o porque tu procesador tenga un elevado número de núcleos, todo se va a aprovechar a la hora de ponerse a trabajar.

Por otra parte, uno de los cambios más importantes introducidos en cuestión de interfaz es la recuperación del botón para acceder al menú Inicio. Era algo que existía en todas las versiones anteriores del sistema operativo, salvo en Windows 8, donde se realizó un extraño cambio que generó más molestias que alabanzas. Aquí, está de vuelta para acceder rápidamente tanto al buscador como a los programas y herramientas instalados.

Además de ser mucho más ligero que su predecesor y necesitar menos recursos para funcionar (pronto contará con versiones pensadas para equipos realmente modestos), también garantiza una mayor seguridad frente a amenazas externas. Su sistema de firewall y su protección constante, junto con las continuas actualizaciones que realiza, son la combinación perfecta para moverse con tranquilidad por internet sin miedo a ataques.

De todos modos, recuerda usar un buen antivirus para mantener el PC siempre rápido y seguro.

Volviendo al ya citado menú de Inicio, Microsoft ha querido que esta vez sea inteligente. Para ello, no ha hecho más que hacer que aparezcan siempre en primer lugar aquellas aplicaciones o incluso ficheros más usados últimamente, para que el usuario no tenga que navegar entre submenús hasta dar con ellos. Un camino directo para tener a mano lo que se necesita con frecuencia.

Otra de las tantas ventajas que posee, y una de las más destacables, es su conectividad con la nube. Si inicias sesión con tu cuenta de usuario e integras una cuenta registrada en outlook puedes utilizar One Drive para subir aquellos ficheros que desees y tener siempre una copia segura en internet. Así, si tienes que acceder a otro equipo y necesitas algún archivo en concreto, puedes acceder a él sin problemas ni limitaciones, salvo la necesidad de contar con una conexión a la red.

Las principales desventajas de Windows 10

Por extraño que parezca, uno de los cambios más raros realizados en Windows 10 es que ha erradicado el soporte al formato DVD. Es imposible reproducir películas en estos discos de forma nativa, dado que se ha erradicado su compatibilidad al haberse eliminado el Windows Media Center. Hace falta recurrir a aplicaciones de terceros para ello. 

Como es lógico, al tratarse de un sistema con cierta juventud en el mercado, no está exento de contar con errores, lo que comúnmente se conoce como bug. De ahí que haya actualizaciones con cierta asiduidad. Microsoft trabaja constantemente por tratar de arreglarlo todo para mejorar siempre la experiencia del usuario y garantizar su seguridad.

La variedad de versiones disponibles también puede ser un problema para el usuario, sobre todo para el temprano o el más inexperto. Habiendo tantas categorías diferentes y enfocadas a tantos públicos concretos, es imprescindible informarse previamente para ver cuál es la que mejor encaja con lo que necesitamos. Esto, con Windows 7 por ejemplo, no pasaba en absoluto.

Tenemos que volver al punto de los bugs, o más concretamente a las actualizaciones, para encontrar otra desventaja de Windows 10. En este sistema operativo de Microsoft las actualizaciones están automatizadas y, además, son completamente obligatorias. No puedes eludirlas ni solicitar al sistema que deje de realizarlas sin tu permiso. Se descargarán y se instalarán aunque no quieras, lo que a veces puede hacer que el arranque del sistema tarde de forma considerable por la necesidad de implementar los cambios.

Con todo esto, acabamos de poner en la balanza las principales ventajas e inconvenientes de Windows 10. Ahora queda en tu mano decidir si te decantas por él o prefieres optar por otro tipo de sistema.