ir a la portada de ELPajarito.es

¿Qué es mejor el pellet o el hueso de aceituna?

La calefacción ecológica ha llegado para quedarse. Utiliza desechos de origen orgánico o vegetal para producir calor, refrigeración y agua caliente. Los combustibles de biomasa  más empleados son los insertables de pellets y huesos de aceituna. 

Esto convierte a las calderas de biomasa en una opción ecológica, económica y completamente viable.  Sus abundantes beneficios le han llevado a hacerse de adeptos en muy poco tiempo.

Así, para finales del año 2017, tres de cada cuatro redes de calefacción empleaba biomasa como combustible. Entre otras cifras indicadas por el observatorio de biomasa en España, existen más de 200.000 instalaciones de biomasa en el país. A su vez, estas instalaciones generan más de 13.000.000 GWh al año.

Entre las ciudades con mayor uso de este tipo de sistemas de calefacción se encuentran Cataluña, Castilla y León y Navarra. En ranking mundial España ocupa, un nada despreciable sexto lugar. Siendo Francia la nación con mayor explotación de este tipo de combustible ecológico para fines de climatización.

Se estima que la tendencia al alza en el uso de este tipo de calefacción continúe. Lo cual representa una reducción la contaminación ambiental a causa del CO2 arrojado al ambiente. Es fácil concluir que el aspecto ecológico es el argumento de mayor peso de los defensores de las calderas de biomasa. 

Sin embargo, en medio del boom de las calderas de biomasa los usuarios se plantean algunas interrogantes. Entre ellas las relacionadas entre el tipo de combustible a emplear, siendo la principal disyuntiva la que se presenta entre los pellets y el hueso de aceituna.

¿Pellets o huesos de aceituna?

Existen empresas especializadas como TodoBiomasa, las cuales ayudan a escoger la caldera ideal dependiendo de factores como el espacio disponible, la zona geográfica y nuestras necesidades. Además, cuando hablamos de biomasa también es preciso escoger la procedencia de los desechos a emplear. Pero antes de tomar una decisión, conviene conocer un poco respecto a cada uno de estos combustibles de origen vegetal.

En este sentido, los pellets Zaragoza se fabrican con los desechos generados principalmente en las carpinterías y similares. Los restos de madera obtenidos se procesan hasta convertirse en serrín. Posteriormente se le da la forma conocida por medio de simple presión mecánica. Localidades como Burgos, han encontrado en la producción de pellets una importante actividad económica.

El tipo de madera empleado en la fabricación de los pellets incide en su capacidad de generar calor. Sin embargo, en general la mayoría produce la energía necesaria para los fines más comunes a nivel del hogar y las empresas. Además, al tratarse de madera la generación de cenizas es baja.

Por su parte, el hueso de aceituna es un subproducto de la extracción del aceite de oliva anteriormente desecho. En la actualidad,éste es un importante biocombustible. Una vez limpio y seco puede emplearse tal como proviene del fruto. Sin embargo, algunas variaciones de la presentación son triturados y en forma de pellets de hueso de aceituna. 

Anualmente, se estima una producción total de más de 450.000 toneladas de este subproducto del olivar, siendo Andalucía la zona de mayor producción. Su poder calórico no dista mucho del ofrecido por los pellets de madera, pues ambos rondan los 4500 Kcal/kg de coeficiente calórico.

En cuanto al precio la diferencia tampoco parece decir demasiado. Aunque esto depende en mayor medida de la zona donde nos encontremos. Los gastos en transportar la mercancía de una localidad a otra pueden hacer variar el precio por pagar.

En todo caso, el uso tanto de pellets como de hueso de aceituna representa un ahorro en la generación de calefacción, así como de refrigeración y agua caliente. Tal es su similitud en beneficios, capacidad y precio que algunos fabricantes han elaborados calderas aptas para funcionar con ambos de forma indistinta.

Beneficios de la calefacción ecológica

Sin importar el tipo de combustibles por el que nos decidamos, los beneficios de usar sistemas de climatización basados en biomasa son indudables. Podemos enumerar muchísimos, sin embargo existen tres que son claves y absolutamente irrefutables.

1. Energía limpia y renovable

Lejos de la contaminación generada por los combustibles derivados del petróleo, las biomasas ofrecen energía limpia proveniente de materiales renovables. Es decir, el uso de este tipo de sistemas no produce gases o desechos que dañan el ecosistema. Tampoco consume recursos a costa de las generaciones venideras.

2. Precios bajos y constantes

Dado que se trata de residuos y materiales de desecho, el mercado es estable. No sólo presenta precio y oferta constante, además su uso ha abierto nuevas posibilidades económicas en localidades que antes se dedicaban a otro tipo de negocios. Tal es el caso de las localidades aserradoras.

3. Tecnología de punta 

Llegar a este punto, a la generación de energía partiendo de combustibles vegetales ha tomado algunas décadas. Así, las máquinas empleadas para este fin representan tecnología avanzada.

Además, el uso de combustibles de biomasa implica sistemas menos complejos y más seguros. De esta forma, la instalación y uso de calderas de energía alternativa es mucho más simple si se compara con aquellas de energía fósil. También es más segura, por lo que implica menos riesgos para los usuarios.

Por su parte, la aerotermia también ha calado entre quienes buscan una alternativa de calefacción amigable con el ambiente y con el bolsillo. Esta se basa en el principio de transformación de la energía,por lo cual no requiere almacenamiento de combustibles.

Toma la energía necesaria directamente del aire para aclimatar los espacios a su alrededor. Esto es la piedra angular de su capacidad de ahorro y eficiencia. Además, representa un avance tecnológico interesante que promete marcar pauta en los próximos años.

Tanto la biomasa como los sistemas de aerotermia Zaragoza representan una estupenda opción como energías alternativas.

Añadir nuevo comentario