ir a la portada de ELPajarito.es

La psicología cada vez ayuda a más personas con los problemas de su día a día

Un buen psicólogo puede ser la solución que estás buscando

Cuando se trata de nuestra salud, muchas veces nos centramos únicamente en los aspectos relacionados con nuestro cuerpo. Un resfriado, una lesión muscular, un malestar intestinal, etc. son situaciones que todos hemos vivido en algún momento de nuestras vidas y que nos han hecho pedir cita en el médico. Sin embargo, cuando se trata de los problemas del plano mental y emocional, a menudo parece que nos olvidamos de que también existe una ciencia que puede ayudarnos: la psicología.

De hecho, cada vez son más las personas que buscan psicólogos en Madrid para poder afrontar todas esas dolencias que, aunque no sean tan visibles como las físicas, también nos hacen mucho daño a nuestra salud. Un daño que incluso muchas veces es mayor dado que no le prestamos la atención que necesita y no le ponemos solución hasta que no es demasiado tarde.

Además, en las grandes ciudades es precisamente donde más vemos este tipo de malestar emocional. El estrés, el estilo de vida, la falta de tiempo para uno mismo, la autoexigencia, la desconexión con la naturaleza, la búsqueda constante de la perfección, etc. son algunas de las muchas razones que explican por qué la sociedad está cada vez más descontenta con sus vidas y por qué cada vez más personas presentan síntomas de ansiedad y de malestar emocional.

Un panorama que no es para nada alentador pero que podemos solucionar si contamos con un buen profesional que nos ayude y que nos ofrezca las herramientas y los tratamientos que necesitamos para curarnos.

Por ejemplo, en el caso de los trastornos de ansiedad, no siempre tendremos que recurrir a tratamientos farmacológicos para poder superarlos ya que a veces es suficiente con un tratamiento psicológico basado en las terapias de tipo cognitivo-conductuales o psicodinámicas, entre muchas otras.

Sea como sea, hay una cosa que está clara: si no ponemos solución al mal que estemos sufriendo, no solo empeorará nuestra calidad de vida (es muy habitual ante este tipo de trastornos rendir menos en el trabajo, tener peores relaciones sentimentales, tener problemas con nuestra pareja, etc.) sino que estaremos poniendo en riesgo nuestra salud.

Las rupturas amorosas también tienen cura

Por otro lado, no podíamos hablar del papel que tiene la psicología en la sociedad moderna y olvidarnos de mencionar los problemas emocionales derivados de una ruptura.

Al fin y al cabo, son muchas las personas que no saben cómo superar una ruptura amorosa y que se encuentran perdidas en estas situaciones. Unos momentos difíciles para muchos, donde creemos que ya nada merece la pena y donde nuestra autoestima y nuestras ganas de seguir haciendo cosas nuevas parecen desaparecer.

Una cuestión que no nos debería de sorprender si tenemos en cuenta la nula gestión emocional que recibimos de pequeños y que explica en parte por qué tantas personas se benefician de una consulta con un psicólogo. Sobre todo porque será precisamente en esa consulta donde comprendamos mejor nuestros sentimientos y donde aprendamos a lidiar con la ruptura. Por ejemplo, siendo conscientes de que necesitamos tiempo y de que debemos permitirnos tanto los momentos de tristeza y de llanto como los momentos de seguir disfrutando de nuestras vidas junto a nuestros familiares y amigos.

Cuando parece que la ansiedad va a poder con nosotros

Por último, tampoco nos podíamos olvidar de un trastorno por ansiedad que es mucho más habitual de lo que pensamos: la agorafobia. Un trastorno que se caracteriza por el miedo y la angustia que aparece cuando una persona se encuentra en un lugar del que no puede escapar o que percibe como peligroso. Lo que conlleva a su vez un ataque de ansiedad e incluso, en muchas ocasiones, un ataque de pánico.

Como podemos ver, la agorafobia es una enfermedad que afecta directamente a nuestra calidad de vida y que puede llegar a ser muy limitante si no sabemos cómo tratarla. De hecho, el espectro ante el que nos encontramos es tan variado que los tratamientos para estos pacientes no son únicos sino que a menudo son una mezcla de terapia farmacológica, psicológica y terapias naturales.

Un tratamiento que dependerá en gran medida de las causas que hayan provocado ese ataque de agorafobia así como de los síntomas asociados al mismo: taquicardias, palpitaciones, escalofríos, mareos, cansancio extremo, vómitos, etc.

Deja de lado tus prejuicios y apuesta por tu salud

Por suerte, cada vez son menos los prejuicios que existen en torno a la psicología y cada vez más las personas que se benefician de estos tratamientos. Unos tratamientos que tenemos que considerar como una parte más de la ciencia y de la medicina y que buscan que los pacientes recuperen las riendas de sus vidas.

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario