ir a la portada de ELPajarito.es

Nacer, crecer, desarrollarnos y mucho más

El ciclo de la vida, ese que nos enseñaban en clase de biología. Puede ser que mientras eras un niño y estudiabas te preguntaras qué más había por descubrir en medio de esos cuatro verbos. En clase pocas veces te hablan de lo que de verdad sucede entre etapas, se supone que es algo que se experimenta por libre y sin instrucciones, por eso tantas y tantas veces nos equivocamos de lleno.

Venir al mundo sin que nadie nos haya preguntado

Está claro que nacer no es una acción voluntaria. El lugar de nacimiento tampoco es algo que se elige, se trata de un factor completamente aleatorio. Depende de donde tus padres vivan, pero por otra parte ¿solamente la genética decide por qué tus padres son ellos y no otras personas?

Sí, parece una pregunta obvia. La genética es la que manda, pero siendo sinceros, ¿no es todo fruto de una sucesión increíble de acontecimientos y casualidades? Si vamos un poco más allá y nos ponemos metafísicos, es un auténtico milagro que nosotros seamos nosotros y no otras personas.

En fin, ya estamos aquí y sobre lo que pasó antes de llegar al mundo no podemos influir en nada, debemos aceptar las cartas que nos han sido repartidas y jugar toda la partida hasta el final con ellas. Lo hábil que seas explotando al máximo tus recursos determinará si acabas como buen jugador.

Si te has quedado pensativo con estas reflexiones todavía puedes profundizar un poquito más en FrasesDeLaVida.wiki. Es bueno plantearnos nuestra existencia un poco de vez en cuando, pero tampoco te obsesiones: lo importante es lo que hagamos mientras todavía estamos aquí.

Desarrollarse, y elegir qué clase de persona queremos ser

Cuando hablamos de personalidad, por un lado, tenemos los factores que nos vienen ya de serie. Es decir, los intrínsecos, los que no se pueden cambiar y dependen de causas hereditarias. Por otro lado, tenemos toda la cuestión del aprendizaje. Las experiencias y circunstancias que vivimos nos transforman y moldean nuestra personalidad. Así que se trata de una mezcla de las dos.

No hay dos personas iguales. Puede ser que algunas coincidan en ciertos aspectos sobre gustos, carácter o predisposición para determinados comportamientos o actitudes frente a situaciones similares, pero ningún ser humano se parece realmente a otro sobre la faz de la Tierra.

No es algo que se vea todos los días, pero físicamente hay individuos que son casi idénticos, como, por ejemplo, si hablamos de hermanos gemelos. Sin embargo, incluso ellos tienen formas de ser completamente dispares que nada tienen que ver entre sí.

Una parte muy grande del resultado final de quienes somos cuando llegamos a adultos se puede elegir, e incluso modificar. Eso de que las personas nunca cambian no tiene porqué ser verdad. Las personas pueden cambiar, pero solamente si hacen un esfuerzo de voluntad de transformación.

Si te encuentras en medio de ese proceso de cambio, quizás las citas motivadoras puedan echarte una buena mano. Las citas motivadoras junto con otros recursos como la asistencia de un buen coach y los ejercicios mentales pueden darte resultados excelentes muy rápidamente.

La edad adulta y todo el camión de responsabilidades que conlleva

Un día eres apenas un adolescente en una fiesta, y otro, sin saber cómo ni por qué nos encontramos usando el tiempo de los fines de semana para lavar la ropa y hacer limpieza profunda. ¿Cómo he llegado a esto? Te preguntarás. Es el ciclo natural de la vida, también es habitual que no lo sepas.

Por eso ocurren las crisis de la mediana edad, empezando por la de los 30, los 40 o los 50. Al cumplir años con una cifra redonda de repente caemos en la cuenta de que ya no somos tan jóvenes como pensábamos y empezamos a hacer revisión interna para ver si hemos alcanzado objetivos.

Es muy probable que hayas logrado muchas de esas metas que te propusiste años atrás, pero seguramente le vayas a dar más atención y más peso a todo lo que no has conseguido. Una sensación de malestar se apodera de ti y quieres arreglar los todos los antiguos fracasos y alcanzar los viejos sueños en cuatro días. Bienvenido, ya estás dentro de una horrible crisis existencial.

Dos soluciones: pon todo en perspectiva y focalízate en lo que sí tienes. Estas frases sobre la felicidad te van a ayudar en las dos cosas. Ser adulto cansa, y a veces hasta duele, pero también hay cosas maravillosas que no puedes ignorar ni perder de vista, ¡memoriza las frases sobre la felicidad!

Dejar este mundo con una sensación de satisfacción

Es lo que queremos todos. La pregunta sería ¿qué es lo que quieres sentir cuando tus días lleguen a su fin? Si ahora mismo hiciéramos una encuesta a nuestros lectores, con toda seguridad la gran mayoría de ellos nos contestarían lo mismo. Nada mejor que ese sentimiento de plenitud para acabar la carrera de fondo que supone nuestra existencia.

Hay otra certeza y es que la familia es casi lo único que permanece tras el paso de los años. Recuerda esto cuando tus padres ya no estén y nunca dejes de lado la relación con tus familiares más cercanos. Nos referimos a los hermanos, claramente. Ellos suelen ser amigos y familia a la vez.

¿Te ha entrado un poco de nostalgia al pensar en ellos? ¿Hace mucho que no os llamáis? Estas frases sobre hermanos son ideales para mandarles ahora mismo un mensaje. En la era de la comunicación en la que vivimos es imperdonable que no te pongas en contacto y uses las frases sobre hermanos que te proponemos. Es segurísimo que les puede hacer muchísima ilusión, ¿no crees?

Como tú ya muy bien intuías desde las clases aburridas de biología en el colegio, lo importante no es nacer, crecer, reproducirse y morir, sino todo lo que ocurre entre medias. La vida es una verdadera aventura alucinante y estamos aquí para disfrutarla y exprimirla de la mejor manera posible.