ir a la portada de ELPajarito.es

Logran evitar “por primera vez” que se lance la pava desde el campanario de Cazadilla

Gracias a la movilización del partido animalista PACMA se consiguió paralizar el lanzamiento de la pava y ante la imposibilidad de celebrar esta “tradición” cada 3 de febrero los vecinos optaron por pasear al animal por las calles del municipio
Un ciudadano de la localidad de Cazadilla paseando el animal. (Foto: PACMA)

Por primera vez en la historia, la pava de Cazadilla (Jaén) no fue lanzada desde el campanario de la iglesia de Santa María Magdalena.

La “tradicional fiesta “del municipio jienense no pudo celebrarse como otros años, ya que el campanario de la iglesia y el ayuntamiento permanecieron cerrados, y custodiados por una fuerte presencia policial, entorno a medio centenar de efectivos de la Guardia Civil.

Tras este incidente, los vecinos de Cazalilla se conformaron con pasear dos pavas por las calles de la población.

El alcalde del pueblo, Manuel Jesús Raya Clemente, explicó al diario de Jaén que veía muy complicado que la autoridad diera el visto bueno a una conducta penada por Ley. Recordó que el Ayuntamiento no es responsable del lanzamiento del animal “lo organizan los vecinos” y que el consistorio tampoco tiene la capacidad de impedirlo, ya que solo cuenta con un policía, “no podemos ponerle puertas al cielo”.

Por su parte, el partido PACMA se muestra satisfecho por haber impedido “por primera vez, el lanzamiento de la pava desde el campanario y seguiremos trabajando para que los derechos de los animales sean tenidos en cuenta en nuestra sociedad”.

Sin embargo, condenan igualmente el resultado final del festejo ya que también somete al animal a “estrés y trato anti natural”, por lo que analizaran las imágenes para comprobar si se ha cometido alguna infracción de la Ley de protección animal de Andalucía.

“No es maltrato animal”

El Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén rechazó la imposición de medidas cautelares solicitadas por PACMA, para evitar el lanzamiento de la pava de Cazalilla, alegando que el animal “no sufre daño alguno” al ser arrojado desde el campanario.

El juez Francisco Sánchez Gasca, analizó los expedientes administrativos abiertos desde el año 2013 y explica en su auto que “en los tres casos en que se lanzó el animal desde el campanario de la iglesia, el animal aleteó o voló. El animal fue recogido por un tercero, bien en la calle o bien en un tejado, y el recogedor del animal se lo llevó. En ninguno de los tres casos se le causó daño al animal”.

“Es más que dudoso –prosigue- que el mero acto de lanzar una pava desde una altura sea delito de maltrato animal. Si este año se llegara a lanzar la pava y si se produce algún daño al animal, sí habría posible delito de maltrato animal. Si se matara a la pava, igualmente habría delito, no por quien la lanza, sino por quien la mata”.

Por su parte, el partido animalista acusa al magistrado de incluir en su auto observaciones personales “que n vienen al caso, alegando que el lanzamiento de la pava es una tradición. Incluso llega a opinar acerca de la idoneidad de que PACMA haya trasladado este asunto al Juzgado, desmereciendo la Ley de Protección Animal de Andalucía y el delito que supone el lanzamiento de la pava de Cazalilla, según sanciones ejecutadas en años anteriores a los organizadores del festejo”.

No obstante, decidieron presentar un recurso en la Audiencia Provincial con el “objetivo de tratar de evitar el lanzamiento de la pava” desde la iglesia de Santa María Magdalena.

Añadir nuevo comentario