ir a la portada de ELPajarito.es

Fallece Paco Cisterna, colaborador de este periódico

Recién cumplidos, como quien dice, los 59 años, acaba de irse prematuramente Francisco José Cisterna García, muy a su pesar y también al nuestro. Nacido en Madrid, de padre gallego y madre archenera, nunca perdió el acento madrileño aunque habitó desde joven en Archena, lo cual le valió para emparejarse el resto de sus días con su amada Paqui y para criar a su hijo Alejandro en la mayor libertad de criterio.

En el plano profesional, Paco Cisterna fue un periodista riguroso, de los que trabajaban para que un titular mejorase una simple noticia, y se fajó con éxito en grandes retos con mínimos medios. Ejerció de modo efímero en la redacción fundacional de La Opinión de Murcia, que dejó para irse al primer gabinete de prensa municipal en su pueblo, donde comprobó el dolor de cabeza que pueden dar las instituciones y los representantes políticos. A modo de incursión radiofónica, con Puri Cánovas condujo un magacín vespertino en RNE. Llegó a Diario 16 Murcia de la mano de otro profesional archenero del ramo, Tomás Guillén, para terminar haciéndose cargo de la coordinación de la sección de Comarcas a cambio de cuatro perras, labor que desempeñó con gran acierto, mucha mano izquierda e infinita paciencia en el trato de corresponsales, ediles, alcaldes y jefes de gabinete de pelaje muy diverso.

"Nunca perdió su capacidad de asombro ante las cosas que pasan y los personajes que las protagonizan, una especie de perplejidad que brillaba en su conversación incansable"

Allí, en el 16, se reveló también como un columnista con grandes dosis de humor, bajo el epígrafe ‘El burladero’, donde exhibió una gran facilidad para el análisis irónico de situaciones complejas, despojándolas del sesgo apocalíptico que habitualmente se gastan las plumas en la prensa tradicional española y ofreciendo siempre un punto de vista sencillo, sin drama, trampa ni cartón. Columnista, pues, siguió regalándonos textos en la revista Gurb que dirige José Antequera, y en esta La Crónica del Pajarito que lleva Paco Sánchez, otros dos ex de La Opi. Lector infatigable y amigo de los juegos de palabras, nunca dejó de arrimar leña a esa llama verbal o escrita, lo mismo para enriquecer la lengua que para subvertirla graciosamente con paradojas, oxímoron y retruécanos.

De carácter pacífico, algo tímido y siempre afable, nunca perdió su capacidad de asombro ante las cosas que pasan y los personajes que las protagonizan, una especie de perplejidad que brillaba en su conversación incansable. Hasta que las fuerzas le alcanzaron, animó la tertulia de la Peña Real Madrid de Archena con sus amigos más próximos: Ortega el fotógrafo, El Marqués, Andrés El Chapa, Manolo de Pepe Muebles…

Conocedor del flamenco y sus palos, que entonaba por lo bajini sin complejos, tuvo querencia siempre por la música y por tocar la guitarra, que aprendió a base de oído y de rasgar con la práctica. En la noche del solsticio de verano en el campo archenero de Marcial Guillén, este año Paco volvió a portarse como un grande, sin mayores síntomas, con el mismo pelo blanco y muchos ánimos. Allí pasamos la noche entre risas y canciones, con especial insistencia en la archiconocida ‘Se me olvidó otra vez’ de Juan Gabriel. Hasta despedimos a Jose, el fabuloso taxista, Paco y Marcial guitarra en mano, con ese impagable estribillo: Probablemente ya / de mí te has olvidado / y sin embargo yo / te seguiré esperando.

Descansa en paz, amigo.

 

 

Añadir nuevo comentario