ir a la portada de ELPajarito.es

La diferenciación en el mercado agrícola mediante productos innovadores

Las empresas competitivas argentinas tienen la capacidad de adaptarse a las necesidades del mercado basado en la innovación y modernización de métodos de producción para diferenciarse del resto

El presidente del país, Mauricio Macri, ha declarado la intención de transformar a Argentina en el centro del mundo empresarial. En un evento llamado Mega Exposición de Ideas que tuvo lugar durante dos semanas se intercambiaron todo tipo de conocimientos donde alrededor de 200 especialistas del sector agrícola participaron.Javier Ibañez, el titular del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), apoyó tal iniciativa declarando que este movimiento empresarial es todo un desafío para el país en base a las potencialidades y características de Argentina. También resaltó que hay que aprovechar las buenas condiciones climáticas del país para extraer productos naturales de la tierra para consumo propio e internacional. Sacarle partido al sector agrónomo puede abrir puertas en el mercado competitivo mundial.

Según el titular del INTI, aunque las condiciones climáticas es una variable muy importante, no es suficiente para alcanzar el éxito. Una de las claves es entender la diferencia entre lo que los seres humanos consumimos y lo que producimos. Analizar adecuadamente este factor es entender la gran problemática a la que nos enfrentamos. En apenas 30 años la cantidad de habitantes del mundo será tan grande que si producimos al nivel que lo hacemos ahora no habría para alimentar ni a una cuarta parte del mundo. El mercado agrícola tiene que adaptarse a las necesidades humanas que van apareciendo, y lo cierto es que necesitamos producir más para satisfacer el ritmo de crecimiento geográfico global. Por lo que esta carga va a recaer en los países que pueden hacer frente a tal desafío. Argentina es un país con un gran potencial agrícola en producción de alimentos que tiene la responsabilidad de cubrir esta futura demanda alimenticia.

La primera medida a llevar a cabo, según Javier Ibáñez, es aplicar estrategias de modernización e innovación en la producción de alimentos, conservando la calidad de los productos naturales y manteniendo técnicas industriales eficientes. La transformación a la modernización de técnicas, estrategias y modelos industriales es lo que permite a las empresas ser competitivas diferenciándose de otras del mismo sector.

Los productos de Argentina tienen una calidad muy competitiva en el mercado internacional. Aunque la calidad de tales productos es muy importante para destacar en el mercado, ahora la clave es crear productos innovadores, ya que muchas empresas también producen productos de alta calidad. El mercado se vuelve cada vez más exigente, por lo que se demanda que las empresas se adapten creando nuevas ideas que permitan abastecer las necesidades del mundo. Además, los consumidores cada vez son más exigentes, no solo demandan productos de calidad, sino también productos ecológicos que sean fabricados respetando el medio ambiente y que su precio sea moderado para que cualquier persona pueda acceder a ellos. Para satisfacer esta idea y muchas otras es necesario que el sistema industrial se rija de nuevos procesos de producción más eficientes. Esto implica una nueva cultura de la oferta y la demanda como desafío para países como Argentina intercambiando la cultura de producción tradicional que conocemos hasta ahora, por una de agregado de valor que se base en estrategias innovadoras.

Las instituciones tecnológicas deben apoyar esta dinámica de innovación para facilitar a las empresas integrarse a esa nueva visión industrial. El INTI propone a empresarios agrícolas argentinos que acepten el apoyo de estas instituciones para potenciar la dinámica de transformación en los métodos de producción. Este organismo siempre ha estado al lado de las empresas otorgándoles servicios de certificación y de asistencia. Existen 28 centros de tecnología para cada sector industrial y 24 centros en las regiones que están distribuidos en toda Argentina.

Además de ofrecer servicios, también invierten en investigación para descubrir nuevos métodos de innovación en el sector alimenticio. Una de sus fijaciones es estar siempre atento a los avances tecnológicos mundiales para mantenerse actualizado. De tal modo, el país puede adelantarse a los acontecimientos creando métodos innovadores que aún no han sidodesarrollados por ninguna otra empresa extranjera. Esto se puede traducir en una clara diferenciación frente a otros como consecuencia de la competitividad. Ofrecer oportunidades a las empresas para que creen sus propias iniciativas relacionadas con el producto, es uno de los objetivos del INTI y de los centros tecnologías nombrados anteriormente. El objetivo final es comercializar productos diferenciados en el mercado competitivo.

Una de las dificultades que no facilitan tal planteamiento, son los problemas económicos del país. La pesada burocracia y la escasa inversión en infraestructuras son factores que no favorecen el desarrollo de la innovación de producción. No obstante, se propone que los productores cambien su mentalidad para producir de un modo inteligente a partir de la innovación.

 

 

Añadir nuevo comentario