ir a la portada de ELPajarito.es

Cómo el puntaje de crédito social de China castiga y recompensa a sus ciudadanos

China está estableciendo un sistema de ranking masivo para monitorear el comportamiento de sus 1.4 billones de ciudadanos y darles una puntuación basada en su "crédito social". Para el 2020, China planea tener asignado el puntaje de crédito social de todos sus ciudadanos el cual determinará lo que las personas pueden hacer y su lugar en la sociedad. Incluso se está promoviendo un sistema de crédito social para los jóvenes, el cual busca incentivar a estudiantes universitarios a construir una “sociedad de alta confianza”.

El objetivo del puntaje del crédito social es inculcar en los ciudadanos la idea de que "mantener la confianza es glorioso y romper la confianza es vergonzoso", ha dicho el gobierno chino. Los buenos puntajes son recompensados ​​y los malos castigados.  Ente las sanciones, se incluyen la prohibición de tomar trenes, disminución de la velocidad de Internet, acceso restringido a negocios, prohibición de ingresar a ciertas profesiones y que los sancionados sean avergonzados públicamente.

Aunque faltan 2 años para que el programa esté en pleno funcionamiento, ya se está implementando en millones de personas. El periodista chino Liu Hu, perdió su derecho a volar porque su nombre figuraba en una lista de "personas poco confiables". En 2013, Liu fue arrestado por difamación después de publicar un artículo en que se criticaban funcionarios del gobierno, un crimen por el cual se le ordenó disculparse. El tribunal consideró que su disculpa no era sincera. "No puedo comprar una propiedad. Mi hijo no puede ir a una escuela privada ", expone Liu Hu sobre su situación. "Sientes que estás siendo controlado por la lista todo el tiempo".

Redes masivas de cámaras de vigilancia también ayudan al gobierno a registrar y medir el comportamiento de los ciudadanos. Se estima que China tiene 176 millones de cámaras de vigilancia operando, y se planea duplicar el monto de las mismas para el 2020. El objetivo declarado de esta infraestructura de vigilancia es disuadir a los delincuentes, pero hasta ahora no parece haber un crimen demasiado pequeño por el cual se pueda castigar a un ciudadano chino. Por ejemplo, los funcionarios chinos en Fuzhou han estado publicando los nombres de quienes cruzan la calle imprudentemente, y se ha informado que los ciudadanos pronto podrían ser castigados también por ser vistos fumando en áreas para no fumadores o conduciendo de manera inadecuada.

Si usted cree que parece un doble discurso orwelliano en donde el gobierno chino dice que el plan fomentará una atmósfera social "sincera" y "muy útil", no está solo. "Es el seguimiento del consumidor de Amazon o Alibaba con un giro político orwelliano", escribió Johan Lagerkvist, un especialista en internet chino del Instituto Sueco de Asuntos Internacionales, y agregó que “el programa registra hasta cuales libros leen las personas”

Pero las críticas y el miedo al control total no han impedido que millones de ciudadanos chinos se inscriban voluntariamente en el programa antes de que sea obligatorio en 2020. Eso se debe en parte al mercado ampliamente no regulado de China, donde muchos contratos firmados no se mantienen y donde los productos falsificados y de baja calidad se mueven libremente. El gobierno chino dice que estos problemas representan un "déficit de confianza" que podría arreglarse con este sistema codificado de credibilidad.

"Dada la velocidad de la economía digital, es crucial que las personas puedan verificar rápidamente la solvencia de cada cual", dijo Wang Shuqin, profesor de la Oficina de Filosofía y Ciencias Sociales de la Capital Normal University en China, quien está ayudando al gobierno a desarrollar el sistema. Dice que "el comportamiento de la mayoría está determinado por su mundo de pensamientos. Una persona que cree en los valores socialistas es un ciudadano que se comporta de manera más decente".

Por supuesto, también es posible que ciudadanos chinos se inscriban en el programa por temor a represalias si no lo hacen.

Y en cuanto a las recompensas o incentivos de ser un buen ciudadano (según el gobierno chino) y tener un alto puntaje de crédito social está el hecho de que tener buen puntaje es un símbolo de status social que otorga a las personas una visibilidad más destacada en aplicaciones de citas, así como beneficios en tarjetas de regalo de negocios, registros más rápidos en hoteles y aeropuertos, y no se requieren depósitos para autos de alquiler.