ir a la portada de ELPajarito.es

¿Cómo elegir el socio perfecto para tu negocio?

Tu negocio es el bebé que diste a luz y tendrás que nutrirlo para ayudarlo a crecer. Deseas un socio que se acerque a tu empresa con el mismo nivel de entusiasmo y compromiso que tú, pero que también comparta las mismas filosofías de “crianza de los hijos”.

Es aconsejable acercarse a encontrar un socio de negocios tan en serio como lo harías con una combinación de cónyuge / proveedor de cuidado diurno. Una sociedad es un pacto legal a largo plazo entre dos (o más) personas.

Pasarás mucho tiempo planificando los principales eventos de negocios con tu socio, por lo que necesitas llevarte bien con él. Toma nota de la siguiente lista de consejos que te ayudará a elegir la persona indicada.

Encuentra un socio que pueda aportar habilidades y experiencia al negocio

Un buen socio debe tener habilidades que respalden y complementen las tuyas. Ninguna persona es el Dios de los negocios. Si tiene excelentes habilidades interpersonales, pero habilidades deficientes en finanzas, mejor considera a un socio que comprenda la contabilidad empresarial.

Cuantas más habilidades el socio te aporte a ti y a tu negocio, más fácil será comenzar, planificar, crecer y administrar tu negocio.

Encuentra un socio que comparta tus valores, espíritu empresarial y visión

De todas las cosas que debes buscar en un socio, esta es probablemente la más importante. Tendrás que ser capaz de comunicarte de manera efectiva con tu socio para tomar decisiones, establecer objetivos e impulsar el negocio.

Si te asocias con alguien renuente, combativo o incapaz de considerar tu punto de vista, será mucho más difícil tener éxito.

Encuentra un socio que no tenga muchas cargas personales

Si tu socio está enfrentando serios desafíos en su vida personal, puede llevarlos al negocio. Es bueno estar dispuesto a darle una oportunidad a alguien, pero administrar una pequeña empresa requiere de concentración, tiempo y de una energía tremenda.

Si tu socio está lidiando con una crisis personal tras otra, lo más probable es que termines cargando con todo el peso del negocio.

Encuentra un socio que pueda ofrecerle recursos y credibilidad a tu negocio

Es genial tener un socio comercial que tenga recursos financieros. Sin embargo, existen otras contribuciones que un socio puede aportar al negocio que son igual de valiosas.

Un socio con una red sólida de negocios, conexiones de la industria, listas de clientes o ciertas credenciales y experiencia, también pueden aumentar el valor de tu negocio y posibilidades de lograr el éxito a largo plazo.

Encuentra un negocio que sea financieramente estable

Si tu socio contribuye, o no, financieramente al negocio, es menos importante que si tu socio potencial está en aprietos financieros. Alguien en medio de una crisis financiera puede no ser la mejor opción para hacer negocios por una variedad de razones.

El dinero, los activos y las habilidades de gestión del tiempo son fundamentales para los empresarios de pequeñas empresas. Es posible que alguien que haya manejado mal sus finanzas personales o comerciales no tenga las habilidades o la disciplina para hacer que una sociedad comercial funcione.

En el peor de los casos, incluso puede buscar formas de robar a la empresa para saldar todas sus deudas personales.

Encuentra un socio que practique la buena ética personal y comercial

Crea sociedades solo con personas en quienes puedas confiar. Busca a alguien que valore la honestidad y practique una buena ética personal y comercial. Un socio mal elegido puede terminar robando a la empresa, tomar tus ideas o clientes para comenzar su propio negocio o infringir leyes que podrían poner tu negocio en problemas legales.

Respeto: un valor necesario para formar una sociedad exitosa

Nunca debes asociarte con alguien que no respetes. El objetivo principal de formar una sociedad es lograr el éxito como equipo. Puede que no valores la opinión y los esfuerzos de alguien a quien no respetas, al menos a nivel profesional.

Por ello debes asociarte también con alguien que te muestre respeto como socio, profesional de negocios y fundador de la empresa.

Recuerda, las alianzas son bonos legales. Si salen mal, la ruptura también puede terminar mal. Si no es por otra razón, no importa con quien elijas asociarte, asegúrate de dejar todos los acuerdos comerciales por escrito.

Los malentendidos sobre el dinero y la visión empresarial pueden arruinar, incluso, las mejores amistades y otras relaciones personales.