ir a la portada de ELPajarito.es

Las acampadas… ¿Son o no una gran experiencia?

Hay experiencias que deberíamos vivir una vez en la vida (o que deben estar en tu lista de 100 cosas que hacer antes de morir).

Y es que, desde hace pocos años, cada vez, nos animamos más a albergar experiencias al aire libre como la acampada. Disfrutar de un momento único en la naturaleza junto a la familia y amigos. Incluso realizar actividades como rápel, senderismo, rafting, escalada o hasta tirolinas y conducir quads.

Cada vez más, se reconoce el valor que tiene respirar aire fresco, encontrar nuevos lugares, convivir con la fauna e incluso conocer a nuevas personas. Desconectar del móvil, la pantalla y las nuevas tecnologías y apartar a un lado la rutina diaria de ir al trabajo y volver a casa. Además de sumar la energía y alegría que se transmitirán a nuestros hijos al realizar estas actividades.

Sin embargo, existen algunas personas que aún no se animan a probar esta experiencia en plena naturaleza. Uno de los principales motivos podría ser el miedo a lo desconocido… y a la noche. Hay que decir también que un paso previo a la acampada podría ser pasar el día de picnic y comenzar el contacto con la sierra, y poder volver a dormir en casa.

Para los que quieren hacer una acampada, habría que separar dos tipos de grupos de personas, las que van con todo preparado y duermen en bungalows o casitas de madera, y las que van sin nada y necesitan hacer uso de su propio material (como tiendas de campaña).

Lo que sí queda claro es que, para todos aquellos aventureros que se animen a ir por su cuenta, se necesita de una previa preparación y planificación para poder disfrutar al máximo los días de vacaciones.

La clave de una gran acampada… El ir bien preparados.

Aunque buscar el lugar adecuado, el transporte o las personas con las que vas a ir es relevante, uno de los factores más importantes para disfrutar de la experiencia es llevar los equipamientos adecuados para no pasar frío y dormir en condiciones. Sobre todo para superar aquellos días en los que las condiciones climatológicas no son las adecuadas.

Especificando aún más, se puede decir que el objeto más necesario en un tipo de viaje así es el saco de dormir.

El saco de dormir

Uno de los momentos más placenteros y que se ponen en peligro cuando estás de acampada es el dormir bien. Para ello, es preciso un adecuado saco de dormir.

El problema es que la mayoría de las personas no saben exactamente cuál elegir o qué se recomienda para este tipo de situaciones. Sin embargo, sin ir más lejos, podemos encontrar webs como Sacosdedormirr.com, donde te explican detalladamente qué tipo de sacos son los adecuados para las diferentes climatologías a las que nos vayamos a enfrentar. Puedes encontrar incluso hasta sacos de dormir para parejas.

De hecho, si queremos traer al bebé en nuestro viaje, también existe la posibilidad de encontrar sacos de dormir para bebés. Algo novedoso y que sin duda alguna, es un invento que ha contentado a más de una familia.

Por lo tanto, teniendo una buena preparación y un buen equipaje de la mano, las probabilidades son muy altas para disfrutar de unos días de relax de una forma novedosa y relajada.

Por último, cabe destacar, que en España existen lugares maravillosos en los que acampar y disfrutar de un maravilloso paisaje. Ejemplos destacables son la Isla de Ons, en Pontevedra o el Negratín, en Granada. Por lo tanto, no tenemos ninguna excusa para no organizar una acampada en nuestras próximas vacaciones.