ir a la portada de ELPajarito.es

A poco más de un kilómetro de las vías, los afortunados viven su ciudad bien cuidada y planificada, allí donde hay dinero y poder
Francisco Saura. 17/09/2017

La ciudad es un sentimiento. Pasear por ella es navegar por una mar rizada, el viento agitando las blancas velas, la luna arriba violenta luz carmesí en las orlas de las nubes. O las calles y los árboles, los sauces y los arces, las palomas en derredor, el Moneo al fondo, aún siento tu aliento al cruzar la calle, los escaparates reflejando las siluetas de los paseantes. Un sentimiento es algo intangible.

J.A. Montesinos. No me digan que no tiene sus diferentes lecturas esta imagen recogida en su día por Carlos Trenor del todavía presidente del PP murciano, Pedro Antonio para los amigos. Lamento, quejío… en todo caso, sugiere cante. Quizá entonces, cuando se tomó la foto tras la imputación formal del TSJ, era solamente un sinrubor por peteneras, algo teatralizado, otra de las puestas en escena que tanto amaba.
El reino alauí se ha convertido en la cuna de la radicalización para los jóvenes entregados a la yihad
Raschid Boukhzer. 17/09/2017

La cantidad de marroquíes implicados en los atentados terroristas en Europa es llamativa; según el periódico digital La Razon.es, en un artículo titulado “El 70% de los autores de ataques en Europa llegan de Marruecos” –publicado el pasado 24 de agosto– encontramos que el 70% de los terroristas yihadistas que han atentado en Europa durante los últimos quince años son de nacionalidad marroquí.

Si la República viene, / no habrá quintas en España, / por eso aquí hasta la Virgen, / se vuelve republicana

De la República Federal se trataba, en unos tiempos confusos, entre la abolición y la restauración de la monarquía. En un país bien distinto del actual, donde la política real es cosa de élites, con guerras civiles y levas para guerras coloniales.

Recorriendo el puente en plena madrugada, Carlos Araña miraba al vacío con la notificación del juzgado en el bolsillo trasero de los vaqueros. Abajo se veían pequeñas luces de las viviendas del barranco de Tenoya, parecían pequeñas hogueras que tintineaban con el polvo africano en suspensión.