ir a la portada de ELPajarito.es

Wanda confirma la venta del Edificio España al empresario murciano Casanova por 272 millones

El grupo murciano Baraka ha pagado a la empresa asiática un millón de euros como depósito en garantía, que será reembolsado si no se llega a un acuerdo final antes del 15 de octubre de 2016
Edificio España en Madrid

El Grupo Wanda ha confirmado el acuerdo alcanzado con el grupo murciano Baraka, del empresario Trinitario Casanova, para la venta del Edificio España de Madrid por 272 millones de euros, según consta en un comunicado presentado ante la Bolsa de Valores de Hong Kong.

Wanda se hace eco en su comunicado de las informaciones en prensa que apuntan a que el Grupo de Wang Jianlin habría alcanzado un acuerdo con Baraka para vender el Edificio España y relata la situación del acuerdo de venta con el grupo español.

La compañía de Wang Jianlin expone que el 12 de julio Wanda European Real Estate Investment y Baraka Global Invest firmaron un "memorando de entendimiento" en relación con la negociación y la posible venta "de todas las acciones emitidas por un importe de 272 millones de euros".

En el marco de ese memorando, continúa Wanda, Baraka ha pagado un millón de euros en concepto de depósito al grupo chino, que ha concedido al comprador el derecho exclusivo de cesión hasta el 15 de octubre de 2016. A renglón seguido, añade que la venta se encuentra aún "en las discusiones y consultas y está sujeta a las partes en los acuerdos finales".

Por eso, advierte de que los "inversores deben prestar atención a la posible venta puede o no puede proceder".

Wanda compró el edificio -construido en los década de los 50 durante la dictadura a Franco- en junio de 2014 por 265 millones de euros (unos 292 millones de dólares al cambio actual). Pero sus planes para convertirlo en un hotel y en un centro comercial chocaron con el gobierno de la nueva alcaldesa de izquierdas de Madrid, Manuela Carmena, que decidió revisar todos los grandes proyectos aprobados por el anterior gobierno conservador de la ciudad. El ayuntamiento prohibió a Wanda destruir la fachada del edificio antes de reconstruirlo.