ir a la portada de ELPajarito.es

Una joven murciana inicia una huelga de hambre contra la violencia machista

A esta iniciativa, que comenzó el pasado 9 de febrero en la madrileña Puerta del Sol, también han querido sumarse otras nueve chicas y un hombre para defender un conjunto de propuestas
Una joven murciana inicia una huelga de hambre contra la violencia machista. (Foto: Asociación Vela Luz)

Una joven murciana ha querido sumarse, junto a otras nueves mujeres, a la huelga de hambre que comenzó el pasado 9 de febrero en la madrileña Puerta del Sol para defender un conjunto de propuestas contra la violencia machista.

Los nombres de estas valientes son Paloma, Begoña, Silvia, Ángela, Elisabet, Mónica, Keren, la murciana Marta, de 21 años, Gabriela, Eider y un hombre llamado Adolfo. Las chicas pertenecen a distintos colectivos feministas como La Diana, Akelarre, Scum Girls, Panteras y Brujas.

De las ocho primeras mujeres que iniciaron la protesta, promovida por la asociación Ve-la luz, cuatro de ellas siguen sin tomar alimentos, Gloria, Martina, Susana y Sara.

En declaraciones a Efe, la presidenta de la Asociación Ve-la luz, Gloria Vázquez, ha señalado que "la incorporación de las jóvenes a la protesta la lleva a tener esperanza en el futuro" porque "habrá quien siga defendiendo los derechos de las mujeres".

Asimismo, una de las chicas, Paloma que forman parte de esta iniciativa ha expresado su apoyo a "una lucha que es de todas" y ha reclamado "una reacción" de los partidos políticos para mejorar la situación de las víctimas de la violencia machista.

La joven Marta, natural de Murcia y que se trasladó a Madrid hace tres años para estudiar, ha confesado que "lleva muy dentro la actitud de luchar por lo que es necesario" y ha opinado que el elevado número de asesinatos de mujeres pone en evidencia que las leyes que hay actualmente "no son efectivas".

Igualmente, Mónica, madrileña de 23 años, ha decidido renunciar a tomar alimentos para "hacer ruido" y poner su "granito de arena para cambiar el sistema".

"Mi padre es un maltratador. Hemos conseguido que se fuera de casa este verano, aunque sigue acosando a mi madre. A mí ya no, porque me he puesto muy dura con él. Le he dicho que voy a denunciarle porque tengo radiografías de huesos rotos", ha explicado.

El objetivo de esta huelga de hambre es reclamar una ley integral de violencias machistas, en la que se contemple la figura del feminicidio, el reconocimiento de ayudas para las afectadas por violencia de género semejantes a las que reciben las víctimas del terrorismo y el cien por cien de la pensión de orfandad para los menores que sufren esta lacra.

Añadir nuevo comentario