ir a la portada de ELPajarito.es

Una abuela se queja de que su nieto de 17 meses no pudo entrar a misa en Cartagena porque "molestaba al párroco"

Afirma que “no hay derecho a que le impidan a mi nieto entrar en la Casa del Señor” y dice que “los curas de hoy en día nos están quitando la poco fe que tenemos”
Parroquia de Santa María de Gracia de Cartagena

Una abuela, Enriqueta Calderón, se queja de que su nieto de 17 meses no pudo entrar a misa el pasado domingo en la parroquia de Santa María de Gracia de Cartagena porque "molestaba al párroco".

Esta vecina del Barrio Peral cartagenero cuenta a La Opinión que suele acudir a la parroquia de al lado de su casa para seguir la Palabra del Señor. Sin embargo, por ser día de fiesta, prefirió por un día comulgar en el templo de Santa María de Gracia.

La mujer se queja de que “por orden expresa del párroco, mi nieto de 17 meses no pudo entrar a la iglesia, porque le molestaba, pese a que el chiquillo ni siquiera estaba llorando”. Esta abuela indica a La Opinión que acudió junto a su hija y el retoño de ésta, pero explica que, “cinco minutos antes de iniciarse la misa, un ayudante del cura nos dijo que podíamos dejar al niño en la sacristía, porque al párroco le ponía nervioso que hubiera niños dentro de la iglesia”. A esto, la mujer expone que respondió al religioso lo siguiente: “Pues, ¿Dios no dice que los niños se acerquen a mí?”. Sin embargo, Enriqueta se queja de que sus plegarias cayeron en saco roto esta vez.

 

La abuela afirma a dicho diario que “los curas de hoy en día nos están quitando la poco fe que tenemos”. Así, Enriqueta señala que “no hay derecho a que le impidan a mi nieto entrar en la Casa del Señor”. No obstante, indica que ella sí que pudo seguir la misa desde dentro del templo, ya que sostiene que su hija se fue con el carricoche y el bebé a dar una vuelta por la calle mientras transcurría la liturgia.

 

Añadir nuevo comentario