ir a la portada de ELPajarito.es

Los trabajadores de los juzgados denuncian un nuevo "cuelgue" en el sistema informático

La Coordinadora del Sector de Justicia de CCOO en Murcia asegura que "todo tiene un límite" y añaden que "el Ministerio de Justicia se niega a reconocer la realidad"

La Coordinadora del Sector de Justicia CCOO en la Región de Murcia ha denunciado, una vez más, los problemas que los trabajadores del sector afrontan cada día ante el temor de que el sistema informático sufra una nueva recaida, asegurando que "la situación es desesperante: paralización y cuelgues constantes del sistema, lentitud exasperante, duplicidad del trabajo en papel y digital, cambio constante en los programas y aplicaciones, extravío de documentación remitida por vía telemática, fallos continuos en ordenadores, escáneres, sistemas de grabación y otros dispositivos, constituyen la verdadera realidad que el Ministerio de Justicia se niega tozudamente a reconocer y, por tanto, a dar las soluciones necesarias".

Desde la coordinadora aseguran que "todo tiene un límite y el personal empieza a decir basta", recordando que "se hicieron actos reivindicativos a lo largo de todo el territorio que es competencia del Ministerio de Justicia (Comunidades de Baleares, las dos Castillas, Extremadura, Murcia y las ciudades de Ceuta y Melilla) con concentraciones de empleados y empleadas públicas de justicia a las puertas de los Juzgados de Burgos (14 de marzo), Valladolid, Salamanca, Soria, Murcia, Cartagena y León (15 de marzo) y Segovia (23 de marzo)".

Asimismo, los trabajadores explican que dichas reivindicaciones "se extenderán en sucesivas fechas y en los que vamos a exigir las mejoras necesarias en medios personales y materiales, la negociación de las nuevas condiciones de trabajo y un calendario de implantación del expediente digital razonable y paulatino que permita ir solucionando los  problemas que se vayan produciendo".

Y es que, en su opinión, la Coordinadora del Sector de Justicia cree importante "la dotación de los medios necesarios y la participación de las personas que van a utilizarlas, único camino para dar a la ciudadanía el servicio público de la Administración de Justicia que merece, adaptado al siglo XXI y que supere el tradicional abandono y desatención que ha venido sufriendo durante toda la etapa democrática".