Lunes, 25 Septiembre, 2017 - 02:54
ir a la portada de ELPajarito.es

El presidente de Murcia se hace el sueco y rechaza aclarar el origen de las filtraciones de la Fiscalía General

Al ser preguntado por la forma en que conoció, antes de que se hiciera público, el criterio contrario de la Fiscalía General a su encausamiento en la Púnica, Sánchez dijo que él "no habla" de decisiones judiciales
Pedro Antonio Sánchez, ayer en el Parlamento Regional (Foto: Ser)

El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, se hizo el sueco y declinó ayer responder sobre cuándo conoció la posición de la Fiscalía General del Estado, que se opone a investigarle por la trama 'Púnica'. Una filtración de la que él mismo se jactó en una entrevista en la COPE cuando todavía no había trascendido que la Fiscalía General presionó a las fiscales del caso ‘Púnica’ para no acusar a Sánchez

"No hablo de decisiones judiciales, ni las interpreto ni valoro, solo respeto el trabajo de la Justicia y lo seguiré haciendo", dijo.

Destacó que compareció este lunes tras conocerse que el instructor del caso 'Púnica', el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, había dictado un auto en el que le atribuía la posible comisión de los delitos de fraude, cohecho y revelación de información.

"Comparecí inmediatamente después, siempre lo hago y lo voy a seguir haciendo, pero hay que respetar el trabajo de la Justicia y es lo que seguiré haciendo y recomiendo que haga todo el mundo", incidió a preguntas de los medios en la inauguración del primer 'Congreso Mundial de Destinos Inteligentes', que organiza la Organización Mundial del Turismo, en colaboración con la Secretaría de Estado de Turismo y la Región de Murcia. 

Sobre la petición de los grupos de que el fiscal general del Estado aclare en el Congreso si el Gobierno medió para favorecerle, Pedro Antonio Sánchez reiteró que "hay que dejar trabajar a la Justicia, respetarla, ser prudente, y la no injerencia es importante. Respetemos y facilitemos las cosas, eso es lo que seguiré haciendo".

“Los murcianos pueden estar muy tranquilos, como lo han estado hasta ahora, el tiempo siempre me ha dado la razón", dijo.

Pedro Antonio Sánchez afirma que cumplirá su palabra si es imputado

 El presidente del Gobierno de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, afirmó ayer en el parlamento murciano que cumplirá su palabra y, "sobre todo, la ley", al ser preguntado por C's si dimitirá en caso de que sea imputado en el caso Auditorio o en la rama murciana de la operación Púnica.

"Yo siempre cumplo mi palabra y, sobre todo, la ley", contestó Sánchez en la sesión de control al Gobierno autonómico en la Asamblea Regional a Miguel Sánchez, portavoz de Ciudadanos, grupo con el que firmó un acuerdo de investidura en el que se contempla que dimitirá si es imputado por un caso de corrupción.

Respecto a la operación Púnica, Sánchez dijo que el informe de la Unidad Central Operativa (UCO), el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco y seis fiscales reconocen que no se firmó ningún contrato, ni se pagó una factura o se dio instrucción para cerrar un acuerdo. "No hubo nada", sentenció.

Sánchez respondió al portavoz socialista, Rafael González Tovar, que ninguno de esos supuestos delitos de los que se le acusa "se podrán demostrar porque no se puede demostrar lo que no existe".

"No es no, ¿qué parte no entiende?", ironizó, en alusión al lema del ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sobre su negativa a apoyar un Gobierno del PP.

En la respuesta al portavoz de Ciudadanos, Sánchez negó que hubiera participado en una trama, y ha comparó su situación con la vivida en el año 2016 por parte del partido naranja cuando el grupo parlamentario en la Asamblea Regional cargó gastos electorales a su presupuesto.

El presidente murciano dijo a Miguel Sánchez que en el PP fueron "justos y prudentes" con Ciudadanos y esperaron a que el Tribunal de Cuentas dictaminara que no se le puede imputar delito contable porque devolvieron el dinero.

Pedro Antonio Sánchez, que gobierna en la Región gracias al acuerdo de investidura con Ciudadanos, cree que "no es el momento del linchamiento político", y advirtió al portavoz de la formación naranja, parafraseando a José Ortega y Gasset, de que "cuando la realidad no se interpreta bien, ésta empieza a pensar su venganza".

Desde la oposición, el portavoz socialista González Tovar criticó que Sánchez utilice a la Fiscalía y a ministros del Gobierno central para "lavar su imagen", y le reclamó que dimita porque "no tiene calidad democrática" y para "no dañar más a los murcianos".

Finalmente, el portavoz de Ciudadanos calificó como "desliz" que el presidente afirmara que conocía el posicionamiento de los fiscales en el caso Púnica, y le recordó que las expectativas sobre su situación judicial "no son nada halagüeñas". 

Añadir nuevo comentario