ir a la portada de ELPajarito.es

Podemos lidera un informe europeo para garantizar los derechos humanos en el sector textil

El sector textil alcanza volúmenes de negocio globales de más de 2.860 millones de euros y emplea a más de 75 millones de trabajadores, tres cuartas partes de los cuales son mujeres
Lola Sánchez.

La eurodiputada de Podemos, Lola Sánchez Caldentey, ha sido designada como ponente del Parlamento Europeo para llevar a cabo un informe cuyo objetivo es garantizar el cumplimiento de los derechos humanos a lo largo de toda la cadena de producción del sector textil.

El objetivo fijado, explica la eurodiputada, “es que todas las empresas del sector textil, junto con sus subsidiarias y filiales, sean responsables de garantizar a lo largo de cada fase de la cadena de valor el cumplimiento de unos estándares dignos en materia de derechos humanos, laborales y medioambientales mediante la aplicación obligatoria de un proceso de diligencias debidas basadas en las Directrices de la OCDE para Cadenas de Valor Responsables en el Sector Textil”.

De esta manera, el informe que llevará Sánchez Caldentey apelará a la Comisión Europea para que fije un marco legislativo que garantice los derechos humanos en la cadena de valor del sector textil.

Por ello, Sánchez Caldentey asegura que “la UE goza de una oportunidad de oro para romper con el demasiado poco y el demasiado tarde y demostrar con hechos que puede liderar la lucha global contra la explotación y la defensa de los derechos humanos en el sector textil” y añade que “el Parlamento Europeo tiene la obligación moral de liderar la lucha contra la explotación en el sector textil, transmitiendo así un mensaje claro a la Comisión para que emita una propuesta legislativa”.

Asmismo, la eurodiputada asegura que "ha llegado la hora de que las empresas europeas y sus filiales cumplan los estándares más elementales de respeto a los trabajadores y al medio ambiente; la vulnerabilidad de los trabajadores en países en vías de desarrollo no puede seguir siendo fuente de riqueza para un reducido número de magnates del textil”.

De esta manera, Sánchez Caldentey apunta que “el marco legal que exigiremos a la Comisión Europea en el informe debe recoger una legislación europea común y vinculante para las compañías privadas que esté centrada en torno a tres grandes pilares: la salvaguardia de estándares laborales y de protección social y medioambiental; los instrumentos que garanticen transparencia y trazabilidad a lo largo de toda la cadena de valor; y la transversalidad de la variable de género debido a su amplia presencia en el sector y su elevada vulnerabilidad”.

El sector textil alcanza volúmenes de negocio a nivel global de más de 2.860 millones de euros y emplea a más de 75 millones de trabajadores, tres cuartas partes de los cuales son mujeres.

Por último, la eurodiputada Sánchez Caldentey recuerda cómo, tras el trágico derrumbe en 2013 del edificio Rana Plaza en Bangladesh, diferentes instituciones y organismos tanto públicos como privados y colectivos organizados de la sociedad civil han desarrollado iniciativas para abordar “el fenómeno inaceptable de las condiciones bajo las que opera el sector textil. No obstante, éstas siguen careciendo de armonización y sobre todo de carácter vinculante”.