ir a la portada de ELPajarito.es

Otras doce hectáreas en la sierra de La Carrasquilla para proteger a la tortuga mora

Ejemplar de tortuga mora.

En el paraje Villarreal de la Sierra de La Carrasquilla (Lorca) está situada la nueva finca que se acaba de sumar a la red de custodia del territorio de la asociación ACUDE. En el tramo más occidental de la Sierra de la Almenara, incluida en el LIC, las 12 hectáreas de esta propiedad rústica están habitadas, como las tierras de alrededor, por algunas de las mejores poblaciones silvestres de tortuga mora ('Testudo graeca graeca') de Europa occidental.

Territorio rico en rapaces como el águila-azor perdicera, el águila real y el búho real, y por anfibios como el sapillo moteado, el sapo común y el sapo corredor, que aprovechan las charcas estacionales de las ramblas para el desove, a su rica biodiversidad se suma la ventaja de que linda con fincas incluidas en la misma red de custodia, cuyo proyecto bandera tiene como objetivo primordial la conservación de la tortuga mora. Una ventaja, ya que sus poblaciones están amenazadas principalmente por el fraccionamiento de su hábitat natural -carreteras, autovías y terrenos urbanizados- y la agricultura intensiva. Sin embargo, en esta finca que ahora se suma a las 4.800 hectáreas tuteladas por la Asociación para la Custodia del Territorio (ACUDE), alternan los cultivos de secano de olivo y almendro con matorrales, principalmente albaida, boja negra, escobón, esparto, lentisco, canaillo y espino negro, entre otras especies, y concentra una elevada biodiversidad. «En el listado de fauna que se está realizando en una finca colindante, se han encontrado 338 especies de flora, han sido observadas 85 especies de aves, 17 de mamíferos, 5 de anfibios, 15 de reptiles, 135 especies de arañas y 105 especies de mariposas», detallan desde la asociación conservacionista.

Entre las acciones que ACUDE pondrá en marcha en la finca que se acaba de sumar a su proyecto, se incluye también «la plantación de especies arbustivas y arbóreas, cedidas por viveros miembros de la Federación Española de Viveristas Forestales (FEVIF), el mantenimiento de cultivos de secano, las siembras de leguminosas y cereales para la fauna silvestre, la instalación de pequeños humedales y la construcción de refugios para invertebrados, como el caracol serrano. Todas ellas, actuaciones encaminadas al fomento de la biodiversidad», explica en un comunicado ACUDE.

Añadir nuevo comentario