ir a la portada de ELPajarito.es

El obispo de Cartagena exige a todos los sacerdotes y catequistas el ‘certificado antipederastia’

José Manuel Lorca Planes apela al cumplimiento de la modificación del sistema de protección a la infancia, que hace obligatorio que las personas que trabajen con niños acrediten que no tienen condenas por delitos de naturaleza sexual
El obispo de Cartagena José Manuel Lorca Planes

El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, insta a todos los sacerdotes y voluntarios de las parroquias, comunidades y delegaciones diocesanas, que realizan tareas pastorales en contacto con niños o jóvenes, a que obtengan el Certificado Negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales, conocido popularmente como 'certificado antipederastia'.

Tras la aprobación de la Ley 26/2015, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, es obligatorio acreditar que todas las personas que mantienen contacto habitual con menores no han sido condenadas con sentencia firme por algún delito de naturaleza sexual. Una normativa que también afecta, por tanto, a las actividades que se realizan en parroquias, comunidades y delegaciones diocesanas.

Por este motivo, el obispo de Cartagena ha promulgado un decreto en el que pide que "en todas las parroquias, comunidades, delegaciones diocesanas y otras realidades eclesiales, se inste a todos los profesionales o voluntarios que realizan tareas pastorales y otras que supongan mantener un contacto con niños y jóvenes hasta los 18 años, ya sean sacerdotes, religiosos y laicos, para que obtengan y presenten en la Cancillería-Secretaría General de esta Diócesis de Cartagena, Certificado negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales".

Desde Cancillería-Secretaría General del Obispado de Cartagena se ofrece la posibilidad de tramitar los certificados una vez que hayan sido cumplimentados (presentando toda la documentación), o bien que cada interesado solicite el suyo en el Registro Central de Delitos Sexuales y lo presente también en Cancillería, antes de que finalice el mes de septiembre.

Catequistas, religiosos, monitores, animadores de pastoral juvenil y demás voluntarios que trabajen en las parroquias deberán ponerse en contacto con sus párrocos.