ir a la portada de ELPajarito.es

Murcia incorpora la fruta fresca en las máquinas expendedoras de los hospitales públicos

Desde hace un año, la Región de Murcia se propuso desterrar la bollería industrial y las bebidas azucaradas al menos del entorno de sus hospitales
Máquina expendedora de fruta

Los hospitales públicos del Servicio Murciano de Salud (SMS) han comenzado a incorporar fruta fresca en sus máquinas expendedoras. Los primeros han sido el Virgen de la Arrixaca de Murcia y el Santa Lucía de Cartagena, que disponen ya en las máquinas de venta de mandarinas y manzanas, que se ofrecen en unos envases cilíndricos transparentes en los que el consumidor puede ver perfectamente el estado de la fruta.

Desde hace un año, la Región de Murcia se propuso desterrar la bollería industrial y las bebidas azucaradas al menos del entorno de sus hospitales. Así, las chocolatinas, galletas y refrescos están desapareciendo paulatinamente de todas las máquinas expendedoras que hay instaladas en las salas de espera de los centros sanitarios y son sustituidos poco a poco por otros artículos que “promuevan una alimentación saludable”, como es el caso de la fruta fresca.

Poco a poco, también está previsto incorporar ensaladas, zumos sin azúcar o productos lácteos que cumplan con diversos requisitos de grasas y azúcares. También habrá bocadillos de pan integral con elementos vegetales, conservas de pescado o jamón bajo en sal.

Desde el Servicio Murciano de Salud explican que “hay que potenciar y favorecer el consumo de alimentos saludables y evitar el de determinados productos considerados no saludables”, por ello, todos los productos ofertados en las máquinas que se instalen deberán cumplir las recomendaciones nutricionales indicadas, de modo que se promueva una alimentación saludable en el entorno hospitalario.

Según publica La Opinión, las empresas licitadoras deberán presentar una relación de productos indicando marca, componentes nutricionales y dosificación que se expedirán en las máquinas en caso de ser adjudicatarios, así como el número de canales de distribución que utilizarán en cada máquina por producto. Además, la empresa contratista será responsable del buen estado sanitario de los alimentos y bebidas que se expidan en sus máquinas. En su oferta indicará la frecuencia con que éstos serán renovados, aunque no sean consumidos.