ir a la portada de ELPajarito.es

Murcia Acoge pone el broche de oro a su 25 Aniversario con una jornada de convivencia

La asociación, que continúa atendiendo las necesidades de los inmigrantes y trabajando por la justicia social, celebrará el acto el 9 de abril a las 12:00 horas en La Nave de Puente Tocinos

Veinticinco años lleva Murcia Acoge atendiendo las necesidades del colectivo inmigrante y trabajando por una mayor justicia social. Con motivo de este aniversario, la asociación se encuentra realizando desde el pasado mes de febrero diferentes actividades que culminarán el próximo 9 de abril con una jornada de convivencia, a partir de las 12:00 horas, en el Centro Municipal La Nave de Puente Tocinos.

El evento contará con la participación de distintas Asociaciones de Inmigrantes de la Región que compartirán sus saberes, historias e incluso su gastronomía. Además, los presidentes que han formado parte de la asociación también estarán presentes para narrar sus experiencias a lo largo de estos veinticinco años.

“Queríamos poner el broche de oro a nuestro calendario con una jornada en la que los inmigrantes tuvieran especial protagonismo, así que decidimos organizar esta convivencia en la que esperamos participen numerosos usuarios de nuestra y otras asociaciones. El éxito de las acciones realizadas durante estos meses es fruto del trabajo de los voluntarios, ellos han sido quienes han organizado todos los actos que hemos celebrado como el Ciclo de Cine ‘Un acercamiento a África’; el ‘Día en la calle’ con el mercadillo de artesanía, el taller de teatro y circo o la performance; la exposición de fotografías de Sofía Moro o el concierto en el Garaje Beat”, explica Fina Fernández, presidenta de Murcia Acoge.

Una historia de lucha

La asociación Murcia Acoge nació en 1.989, en la localidad de Torre Pacheco, por parte de un grupo de personas sensibilizadas por las condiciones de vida y trabajo que tenían los inmigrantes que se instalaban en la zona, atraídos por la demanda de mano de obra de las empresas agrícolas. Poco tiempo después, a finales de 1.991, las necesidades de la sociedad les obligaron a expandirse y crear nuevas delegaciones en Cartagena, La Unión, Lorca, Totana y Murcia.

La presidenta de Murcia Acoge recuerda como fueron los comienzos de la asociación, “cuando las necesidades sociales de los inmigrantes hacían que muchos maridos viajaran a otros países en busca de un futuro para sus familias, llegando a estar separados largo tiempo”.

Esta situación hizo que la asociación comenzara a elaborar proyectos de integración socio-laboral, educativa y cultural para la plena integración de los inmigrantes. “Era una época difícil en la que arrancábamos partiendo de cero y las necesidades eran muchas. Decidimos integrarnos en la organización Red Acoge, formada por 18 organizaciones de toda España, con el fin de optar a subvenciones que ayudaran a sacar adelante nuestras iniciativas. Además, gracias a esta suma nuestra presencia se hizo mayor para poder alzar la voz y que se oyeran nuestras reivindicaciones y denuncias”, explica Fina Fernández.

Campaña contra la intolerancia.La Asociación Murcia Acoge cuenta con un equipo de 84 voluntarios cuyo papel es fundamental para desarrollar proyectos. Estructuradas en áreas de trabajo, las actuaciones llevadas a cabo desde la entidad se dividen en cinco grupos: Inserción Social, Inserción Socio-Laboral, Educación y Cultura, Desarrollo de la Convivencia Intercultural y Jurídica.

“En un primer momento, cuando estas personas acaban de llegar y desconocen los procedimientos a seguir en su ciudad de adopción, es importante detectar sus necesidades y proporcionarles información sobre los diferentes recursos de los que dispone la asociación. En la mayoría de las ocasiones lo primero que facilitamos es una vivienda digna, ya sea temporal o estable, ayudando a que puedan mantenerlas con el tiempo, ya que existe una gran oferta de alojamientos pero poco trabajo. Además, disponemos de dos pisos de acogida para personas con algún tipo de enfermedad. Otro recurso que ponemos a su disposición es una bolsa de trabajo en la que se recogen ofertas, demandas y se realizan derivaciones dependiendo del perfil profesional; también diseñamos itinerarios de trabajo personalizados y ofrecemos cursos para habilidades sociales, entre los que destacan el relacionado con el servicio doméstico o cambios posturales a personas enfermos”, cuenta la presidenta de Murcia Acoge.

Desde hace años, la asociación ayuda a la población inmigrante a la obtención de la nacionalidad mediante cursos de español, una iniciativa que se realiza gracias a la gran labor de los voluntarios y el esfuerzo de estas personas.

“Las clases son intensivas durante todos los días de la semana ya que uno de los requisitos que les exigen es el superar una prueba de idioma. En la actualidad, el problema radica en que muchas de estas personas se dedican únicamente a trabajar y no tienen la posibilidad de relacionarse para aprender el español, se manejan con lo básico aprendido para subsistir cada día. Hace años el tener un lenguaje fluido para mantener una conversación era suficiente, ahora se les pide un nivel A2”, afirma Fina Fernández.

 Murcia Acoge)Con la misma ilusión que hace veinticinco años, pero con mayor experiencia, la presidenta de Murcia Acoge hace balance de este tiempo en donde el trabajo ha sido duro pero gratificante. “Empezamos la asociación pensando en ayudar al colectivo inmigrante y convencidos de que en unos diez o quince años la situación mejoraría, pero nos equivocamos. Desde entonces, hemos pasado por momentos difíciles en los que no hemos tenido dinero ni para hacer fotocopias por falta de subvenciones, volviendo a nuestros inicios como punto de encuentro para la gente que llegaba como inmigrante”, explica.

Sin embargo, un cuarto de siglo después de que abriera sus puertas, Murcia Acoge sigue estando junto a los más desfavorecidos, trabajando en la sensibilización de la sociedad para transmitir una imagen real de la inmigración, alejada de estereotipos y tópicos, con voluntad de transformar la sociedad hacia una mayor equidad, justicia y paz.

Añadir nuevo comentario