ir a la portada de ELPajarito.es

Mendoza echa sapos por la boca contra PSOE y Podemos tras el acuerdo de prácticas entre la UMU y Sanidad

La Junta de la Facultad de Medicina aprobó ayer el convenio de prácticas con el Servicio Murciano de Salud (SMS), que ha introducido algunas modificaciones en el texto a petición del centro
Mendoza criticó ayer duramente a la UMU, Podemos y PSOE.

La Junta de la Facultad de Medicina aprobó ayer jueves el convenio de prácticas con el Servicio Murciano de Salud (SMS). Después de un intenso debate, se impuso el voto favorable, con 51 síes frente a 26 abstenciones y un único no. Tras el visto bueno de Medicina, el convenio será sometido de nuevo a votación hoy en el Consejo de Gobierno de la UMU. Si también ahí es refrendado, el rector, José Orihuela, firmará el acuerdo con la consejera de Sanidad, Encarna Guillén.

Tras este paso adelante en el acuerdo, el presidente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), José Luis Mendoza, tachó ayer de "vergonzosa" la postura que ha tenido siempre el PSOE con la institución docente privada, ya que "no respetan la empresa privada y el derecho que tenemos", y Podemos "mucho más, con un odio enorme hacia esta universidad". Mendoza echó sapos y culebras por su boca contra los partidos de la oposición y contra la UMU, a la que acusó de "estar movilizando a los alumnos contra la Católica, contra el Gobierno del PP y esto es una vergüenza".

El SMS ha introducido algunas modificaciones en el texto a petición de la Facultad. Entre ellas, la inclusión de las prácticas de los alumnos de Nutrición y Dietética de Lorca, y una disposición adicional sobre las prácticas de Farmacia, que se habían quedado fuera del borrador original. Medicina no ha conseguido, sin embargo, la vinculación del hospital del Rosell ni de algunos servicios del Rafael Méndez, como reclamaba. El presidente del Consejo de Estudiantes de la UMU, Domingo Sánchez, destacó que la aprobación del convenio no significa "un cheque en blanco" a Sanidad, y recordó la petición del Consejo a los partidos para que aprueben una ley en la Asamblea Regional que garantice la prioridad de la universidad pública en la realización de las prácticas.

Por su parte, el vicerrector de Infraestructuras, José María Abellán, subrayó que el convenio establece con claridad que La Arrixaca, Morales Meseguer y Reina Sofía quedan vinculados en exclusiva a la UMU. De forma excepcional, los alumnos de la UCAM podrán hacer uso de determinados servicios, pero siempre y cuando "se haga de forma motivada y ocasional, no sistemática". Abellán puntualizó que "esa es la única interpretación" posible del acuerdo, que no deja espacio para que la vía de la excepcionalidad se convierta en un coladero.

Estudiantes y profesores han mostrado su temor a que se mantenga la situación actual en el Morales Meseguer y el Reina Sofía, donde la fuerte presencia de la Católica genera numerosos conflictos. Para el Rectorado, el convenio aprobado este jueves por la Junta de la Facultad de Medicina debe zanjar ese problema.

La UCAM anuncia que recurrirá en los tribunales el convenio del SMS

El presidente de la UCAM defendió, en declaraciones a la COPE, que "los derechos que tienen esta universidad son los mismos que tiene la pública", no tiene por qué tener preferencia, por lo que, anunció que recurrirán el acuerdo de la Universidad de Murcia (UMU) con el Servicio Murciano de Salud (SMS) aprobado ayer jueves, al considerar que "les da preferencia a ellos", porque "es injusto, inconstitucional y no ocurre solo más que en Murcia".

En este sentido, se preguntó "por qué tiene que tener preferencia los alumnos de la pública a los de la privada, no son contribuyentes por igual", al mismo tiempo que cuestiona "por qué desprecia el PSOE y Podemos a los más de 2.000 trabajadores y más de 17.000 alumnos y sus familias, quiénes se han creído que son".

Considera, por tanto, que "les tendría que dar vergüenza tener esa actitud que tienen, ya que son un mal ejemplo para la sociedad y la juventud los políticos que actúan de este modo, llevando el odio y el rencor hacia una universidad privada".

Mendoza, que insistió en llevar a los tribunales "todo aquello que vaya contra los derechos que tengan los estudiantes", advirtió que en la universidad pública "están movilizando a los alumnos contra la Católica, contra el Gobierno del PP y esto es una vergüenza".