ir a la portada de ELPajarito.es

Matan a la mitad del censo de arruis por invadir zonas agrícolas

Un ejemplar de arrui en Sierra Espuña.

­La población de arruis (Ammotragus lervia) en las sierras colindantes de La Muela (Alhama de Murcia), Chichar-Tercia (Totana-Lorca) y Pedro Ponce (Mula) ha descendido un 49% en los dos últimos años, mientras que en Sierra Espuña lo ha hecho un 32%, en buena medida tras el plan de caza controlada puesto en marcha por la dirección general de Medio Ambiente para reducir el elevado número de ejemplares de esta especie exótica e invasora en la Región, cuya superpoblación estaba generando graves problemas en las explotaciones agrícolas del entorno del parque, al que los animales bajaban para comer y beber ante la falta de agua y comida en el monte. Por el contario, ha aumentado la población de buitres.

Estos datos se desprenden del último censo realizado en octubre de 2014 con respecto al de 2012, en el que figura una población total estimada en el ámbito del citado parque de 1.049 arruis, según han informado fuentes de la Administración regional.

La directora general de Medio Ambiente, Encarna Molina, dijo ayer que el descenso de la población de arruis responde al protocolo establecido el pasado mayo para reducirla, de acuerdo al Plan de Ordenación de Los Recursos Naturales del Parque de Sierra Espuña, y agregó que han sido abatidos 1.029 ejemplares (216 durante la temporada de caza 2013-2014, y 813 por parte de los celadores de caza y pesca fluvial y agentes medioambientales).

El citado protocolo establece nuevas acciones de control en Sierra Espuña entre los meses de enero a marzo de 2015, previéndose como mínimo un descenso de la población estimada del 50 por ciento y la realización de un nuevo censo en los meses de abril y mayo de 2015 para confirmar este descenso.

También se prevé una reducción de las poblaciones de arrui en el resto del área de distribución mediante el adecuado control de la actividad cinegética autorizada sobre la especie en cotos de caza.

Así, según las fuentes, hasta la fecha se ha autorizado la caza a rececho en 70 cotos y suministrado 180 precintos para la caza de machos-trofeo, y 744 precintos para la caza de hembras selectivas.

Ganancia de carroñeras

Al tratarse de un control poblacional de la especie en su entorno natural, no existe obligación de retirar los cuerpos de los arruis abatidos en Sierra Espuña, que se quedan en la zona y son aprovechados por el resto de la fauna silvestre, sobre todo por los buitres. En este sentido, Medio Ambiente ha constatado un aumento de la población de aves necrófagas (buitre leonado, buitre negro y quebrantahuesos), que han dado buena cuenta de los más de 800 arruis abatidos en Sierra Espuña.