ir a la portada de ELPajarito.es

"Más de 3.000 personas y 42 buques trabajan para cumplir las misiones y vigilancia en la Fuerza de Acción Marítima"

El vicealmirante del Cuerpo General de la Armada y Jefe de la Fuerza de Acción Marítima en Cartagena, D. Manuel de la Puente Mora-Figueroa. (Foto: ORP ALMART)

Amanece. Comienza un nuevo día en el buque y la dotación , con su comandante al frente, se alista para vigilar los peligros que puedan acechar en la mar. Tan sólo llevan unos días navegando desde que partieron de puerto y ya se puede presagiar que las condiciones meteorológicas no les van a acompañar durante esta nueva patrulla. Aún así, el ánimo a bordo es inmejorable y las bromas y juegos se compaginan a la perfección con el duro trabajo que suponen las guardias. Y es que el día a día de un marinero no siempre es fácil. Para conocer de cerca el trabajo de estos hombres y mujeres La Crónica del Pajarito ha conversado con el Almirante Jefe de la Fuerza de Acción Marítima de la Armada Española, D. Manuel de la Puente Mora-Figueroa.

¿Cuál es el origen de la creación de la Fuerza de Acción Marítima?

La Fuerza de Acción Marítima (FAM) es la fuerza más moderna de la Armada. Su creación data del año 2004, con la entrada en vigor de la Instrucción número 81/2004, de 12 de abril, del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada por la que se estable la organización de la Fuerza de Acción Marítima. La desaparición de los mandos de carácter territorial, cuyas competencias se ligaban a sus respectivas áreas geográficas de responsabilidad, unida a las posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos, especialmente en los aspectos de Mando y Control, permitieron concebir el espacio marítimo español de forma global como una entidad geoestratégica única, propiciando la organización del conjunto de la Fuerza Naval sin sujeción a condicionantes territoriales y atendiendo exclusivamente a la función que desempeñan sus unidades, con independencia de su base de despliegue.

A raíz de esa concepción del espacio marítimo como una entidad geoestratégica única, nace la Fuerza de Acción Marítima, la cual se organiza para operar tanto en el ámbito nacional como desplegarse en escenarios alejados y proteger los intereses marítimos de España allá donde sea necesario, bien mediante el cumplimiento de las misiones que la Armada tiene asignadas dentro de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas o mediante la colaboración con los organismos de la administración que tienen competencias en asuntos marítimos. Aunque la creación de la FAM data del mes de julio del año 2004, el primer Almirante de Acción Marítima (ALMART) fue nombrado un año y medio antes con objeto de dirigir el período de transición a la nueva Fuerza. Este fue el Almirante Luis Roca Ramírez, que tomó posesión el 12 de septiembre de 2002. Con la toma de posesión de mi cargo el 15 de septiembre de 2015, soy el séptimo ALMART.

¿Cuál es la estructura territorial y nacional?

Para el ejercicio del mando, el Almirante de Acción Marítima (ALMART) dispone del Cuartel General de la FAM, ubicado en el edificio de la antigua  Capitanía General de Cartagena. Depende directamente del Almirante de la Flota, el ALFLOT, cuyo Cuartel General se encuentra en la Base Naval de Rota. Este almirante tiene, asimismo, una dependencia orgánica del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA) y funcional del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD).

Actualmente la FAM está dimensionada para llevar a cabo los cometidos que se le asignan. De la FAM dependen diversos mandos, centros y organismos que se encuentran distribuidos en todo el territorio nacional y que trabajan en campos específicos relacionados con la acción marítima. De ellos dependen 42 unidades entre patrulleros de diferentes tamaños y cometidos, cazaminas, buques hidrográficos, de salvamento y rescate, etc. En cuanto a personal son más de 3.300 hombres y mujeres, y como no podía ser de otra manera, el 70% de ellos es personal embarcado.

¿Cuáles son las unidades de tierra y a flote a su mando en la Región de Murcia? Buque Acción Marítima Relámpago

La mayoría del personal y unidades de la FAM se ubican en Cartagena, por la presencia del Cuartel General y varios mandos de su propia estructura, entre los que se encuentran la Fuerza de Medidas Contraminas, el Centro de Buceo de la Armada y el Mando de las unidades de la Fuerza de Acción Marítima en Cartagena, todas ellas con sus respectivas Jefaturas de Órdenes. Como unidades a Flote existen  21 en total, entre patrulleros, cazaminas, buque de salvamento y rescate y unidades de transporte y auxiliares, con base en el Arsenal de Cartagena y la Estación Naval de la Algameca.

¿Qué misiones tiene encomendadas al ALMART?

Las misiones de la Fuerza de Acción Marítima están principalmente relacionadas con la Seguridad Marítima y con la Libertad de Acción, mediante la presencia y vigilancia en los espacios marítimos de interés y la contribución al conjunto de actividades que llevan a cabo las administraciones públicas con responsabilidad en el ámbito marítimo. Los principales cometidos del Almirante de Acción Marítima son: Por supuesto, velar por la moral y disciplina de mi personal y mantener la eficacia de los medios bajo mi mando, la preparación de la Fuerza de Acción Marítima y de los demás medios que se me asignen y determinar y proponer al Almirante de la Flota las necesidades de la Fuerza de Acción Marítima derivadas de la preparación y empleo de las unidades, así como realizar propuestas de modificación y modernización. Además y conforme a los criterios generales establecidos por el Almirante de la Flota, proponer prioridades para la asignación de recursos entre sus unidades.

Ejecutar las misiones que se me asignen tanto en el ámbito específico como en el marco de las operaciones de vigilancia y seguridad marítima y ejercer el Mando, Coordinación y generación a nivel nacional, del Sistema de Cooperación y Orientación al Tráfico Marítimo de la estructura de Cooperación y Orientación al Tráfico Marítimo (NCAGS) nacional.

Asumir, a través del centro de operaciones navales, el COVAM, las funciones de fusión y compilación de la información relativa a los espacios marítimos de interés, ejerciendo las funciones de control y gestión de la información marítima. Y por su actualidad me gustaría destacar también el ejercicio de  las funciones de vigilancia, supervisión e inspección en lo que corresponde a la protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático, particularmente en las aguas de jurisdicción nacional.

¿Cómo afectan las restricciones presupuestarias a la operatividad de las unidades y personal a su mando?

La actividad de la Fuerza de Acción Marítima se ha mantenido durante estos años buscando criterios de eficacia y sobre todo eficiencia; cumplimos nuestras misiones con los medios y recursos de los que disponemos. Aunque la actividad de nuestras unidades se vio mermada al disponer de menos recursos, no se han dejado de llevar a cabo las misiones encomendadas gracias al trabajo, sacrificio y labor diaria de todo el personal de la Fuerza de Acción Marítima.

La Fuerza de Acción Marítima tiene numerosos y variados cometidos y para poder cumplirlos necesita mantenerse actualizada. Las inversiones en nuevos proyectos deben prepararse y estudiarse con bastante antelación, es por eso que la Armada trata siempre de anticiparse a las necesidades y existen proyectos de modernización de unidades. Entre ellos se encuentra la construcción, ya en curso, de dos nuevos Buques de Acción marítima (BAM) y en estudio la sustitución del buque de salvamento y rescate de submarinos “Neptuno” por un nuevo buque de intervención subacuática cuyo concepto va más allá del rescate de submarinos, ayudando también a asumir las misiones que la Ley de Navegación Marítima asigna a la Armada en lo que respecta al patrimonio arqueológico subacuático.

El COVAM es una unidad importante para controlar el tráfico marítimo. ¿Podría valorar esta relación tan estrecha que se mantiene durante las 24 horas del día durante todo el año?

El Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM) de mi Cuartel General permite analizar la información que reciben de un elevado número de fuentes, obteniendo una imagen precisa de todo lo que sucede en los espacios marítimos de interés nacional. Esto es lo que conocemos como ‘Conocimiento del Entorno Marítimo’ (CEM).

Como bien es sabido, se puede decir que casi todos los ministerios tienen, de alguna forma u otra, misiones en el entorno marítimo. La Armada a través de diferentes convenios de colaboración mantiene unas excelentes relaciones con todas estas agencias o administraciones,  ya que para poder tener un completo conocimiento del entorno marítimo es necesario un esfuerzo permanente y conjunto. De esta manera tenemos una representación precisa, en tiempo casi real, de la actividad en aguas territoriales y de interés nacional, con el fin de poner a disposición de todos los buques de la Armada que se encuentran en la mar, y de aquellas agencias con competencias en la mar la información que soliciten para sus misiones.

La Armada siempre tiene presente la palabra “colaboración”, es fundamental para el buen desarrollo de la Seguridad Marítima. Todos trabajamos en la mar, con unos medios u otros, con diferentes, o incluso a veces, mismas misiones, pero el fin es el mismo, proporcionar seguridad en la mar en beneficio de la Comunidad Marítima. La Armada tiene experiencia, medios, conocimiento y actividad 24/7/365, nuestras unidades desayunan en la mar porque han pasado la noche navegando. La intención de la Armada en cuanto a las relaciones con la Comunidad Marítima y Agencias con responsabilidad en la mar no es otra más que la colaboración con un único fin, la Seguridad Marítima.

¿Qué hace la Armada en el Océano Índico y el Golfo de Guinea?

La operación Atalanta es una muestra de la capacidad de la UE para organizar operaciones militares en el ámbito marítimo, donde la Armada es el principal contribuyente. Desde su comienzo ha mantenido continuamente un buque, como mínimo, en la zona de operaciones, donde su actividad ha sido muy elevada, participando en numerosas acciones contra la piratería. Desde el comienzo de la operación, la Fuerza de la operación Atalanta ha sido mandada en cuatro ocasiones por un almirante español. Los resultados son evidentes ya que desde el comienzo de la operación la piratería se ha reducido radicalmente en el océano Indico, donde el último secuestro de un buque por piratas tuvo lugar en mayo de 2012.

En el Golfo de Guinea la Armada contribuye al fortalecimiento de la seguridad marítima en otras regiones del mundo, y contribuye a la prevención de conflictos e inseguridad. La Armada defiende los intereses marítimos nacionales (pesca, tráfico marítimo de hidrocarburos) en una región especialmente sensible. Además, se aprovechan los despliegues en África para hacer presencia y estrechar relaciones con el mayor número posible de países. La acción de la Armada en las costas africanas se apoya en acuerdos con varios países de la zona (Cabo Verde, Mauritania, Senegal, Sudáfrica, etc.) y se coordina con los otros países occidentales presentes en la zona como Francia y Portugal. No hay que olvidar que el Golfo de Guinea es uno de los lugares del mundo en el que el fenómeno de la piratería puede desestabilizar la seguridad global, igual que el caso del Índico.

En lo que respecta a la FAM, y dentro del esfuerzo que realiza la Armada, las unidades que participan en estas misiones son los Buques de Acción Marítima BAM y los patrulleros de las clases “Descubierta” y “Serviola”. 

¿Existe un déficit de conocimiento sobre el papel de los militares en la defensa española?

En este sentido se ha avanzado mucho en los últimos años, pero este es un objetivo al que se le dedica un esfuerzo permanente. A estos efectos existe una política de información activa con los medios de comunicación social, a los que se les informa con rigor y calidad sobre la imagen institucional de la Armada, y las operaciones y actividades en las que interviene. También queremos transmitir el espíritu de servicio a la sociedad de toda la Armada, cuyos miembros trabajan por su seguridad todos los días, dentro y fuera de nuestras fronteras. Queremos, asimismo, compartir nuestros valores y tradiciones de la Armada, sus usos y cultura corporativa.

¿Cómo viven las familias que sus allegados pertenezcan a la Armada?

Esta es una pregunta que tal vez debería dirigirse a los propios familiares, pero por el contacto que mantengo con ellos, creo que estoy en disposición de decir que se sienten muy orgullosos de tener a un hijo, hermano, a su ser querido, prestando sus servicios a la Armada. En este sentido, me gustaría recalcar que en la Armada se realiza un gran esfuerzo por atender a las familias, especialmente cuando cuentan con un miembro de la Armada desplegado en operaciones o lejos de sus casas.

¿Qué mensaje da a los jóvenes para que ingresen en las Fuerzas Armadas?

Yo les diría que la Armada es un proyecto de vida ilusionante, que como el resto de las Fuerzas Armadas, garantiza la seguridad y defensa de España, fundamento de progreso estable y desarrollo sano de nuestra sociedad y de sus principios rectores. En este sentido, somos un eficaz instrumento de política exterior, de prestigio para España y una inversión rentable. El servicio a la Armada es un estilo de vida propio y una opción siempre atractiva para los jóvenes.

¿Va a participar la Armada en nuevas misiones? Flotilla de Medidas Contraminas

No está prevista la participación de la Armada en nuevas misiones, pero no conviene olvidar que en la actualidad ya desarrolla un importante papel en muy distintos escenarios, no sólo en Atalanta o Golfo de Guinea, como se ha comentado antes. Está la EUNAVFORMED, la misión de la Unión Europea en aguas del Mediterráneo que tiene por objetivo principal luchar contra las mafias que se aprovechan del drama de la inmigración ilegal, o la campaña antártica que ya ha comenzado el Hespérides, por sólo citar algunos ejemplos. La Armada está siempre preparada para actuar donde se le demande.

 En su toma de posesión afirmó seguir apostando por el patrimonio sumergido. ¿Cuál es el papel de la Armada en esta labor?

La Armada está plenamente comprometida en la conservación de nuestro patrimonio histórico, para lo cual cuenta con los medios adecuados. Los archivos y bases de datos de la Armada son una importante fuente de información para la localización y protección de los naufragios de interés, por lo que la suma de conocimiento histórico, modernos medios de detección submarina y capacidades de protección hacen de la Armada una organización idónea para la protección del patrimonio arqueológico sumergido. Sin ir más lejos, la documentación histórica procedente de los archivos de la Armada española fue decisiva en la batalla legal contra la compañía norteamericana Odyssey Marine Exploration, para recuperar el tesoro de la fragata "Mercedes".

En este sentido la Armada, consciente de la importancia de la protección del patrimonio subacuático ha comenzado el proceso de definición de un futuro buque de intervención subacuática para sustituir al buque de salvamento y rescate de submarinos “Neptuno”. Este nuevo buque  dotaría a la Armada de un gran potencial de actuación en el ámbito subacuático, al contar con robots submarinos y sonares de barrido lateral que está previsto que alcancen hasta como mínimo los 3.000 metros de profundidad, además de poder operar con buzos y buceadores.

Las responsabilidades de la Armada en el ámbito de la protección del patrimonio sumergido emanan principalmente de la Ley 14/2014 de Navegación Marítima. Es una ley necesaria y fundamental para el buen ordenamiento de las administraciones que trabajan en la mar. En la citada ley la Armada ocupa un papel muy importante en las operaciones de exploración y extracción de buques y bienes naufragados o hundidos en las aguas interiores marítimas o en el mar territorial españoles ya que dichas operaciones requerirán autorización de la Armada.

¿Qué balance hace de estos meses de mandato en el cargo?

Han sido sin duda unos primeros meses llenos de intensidad, en los que ya he tenido la oportunidad de sentirme muy orgulloso del trabajo de los hombres y mujeres que conforman la FAM. Como se pueden imaginar, este periodo viene marcado por el triste accidente del helicóptero del Ejército del Aire en las costas de África, donde perdimos a tres de nuestros compañeros, pero donde gracias a la magnífica labor de buques y buceadores pertenecientes a la FAM se pudieron recuperar los cuerpos y restos del helicóptero, operando para ello en unas condiciones sin duda muy extremas.

 

Añadir nuevo comentario