ir a la portada de ELPajarito.es

Francia investiga a la ETT murciana ‘Terra Fecundis’ por emplear a “esclavos del siglo XXI”

Un juez francés debe viajar "pronto" a España para "realizar entrevistas y allanamientos" en colaboración con las autoridades judiciales españolas, dijo a la prensa el fiscal Brice Robin
Uno de los autobuses de la empresa Terra Fecundis.

La justicia francesa investiga a una empresa española de trabajo temporal (ETT) con sede en Murcia, Terra Fecundis, que emplea a bajo costo a miles de sudamericanos en los campos de Francia, indicó ayer martes la fiscalía. El sindicato CGT considera que son "esclavos del siglo XXI".

En el marco de la investigación iniciada hace más de un año en Marsella, un juez francés debe viajar "pronto" a España para "realizar entrevistas y allanamientos" en colaboración con las autoridades judiciales españolas, dijo a la prensa el fiscal Brice Robin. La justicia francesa sospecha que hubo "fraudes en la prestación de servicios internacionales", precisó.

De momento, se trata de "identificar a los autores y los responsables de este fraude", declaró. Terra Fecundis ejerce al parecer competencia desleal con relación a los trabajadores rurales franceses y a empresas que respetan el derecho laboral.

Con sede en el barrio de San Basilio de Murcia, Terra Fecundis envía cada año a "varios miles de personas" llegadas en su mayoría de Ecuador a explotaciones agrícolas en el sur de Francia, agregó.

Los establecimientos agrícolas se encontrarían en los departamentos de Bouches-du-Rhône, Hérault, Gard o Ardèche. La empresa española los envía a Italia o Francia como trabajadores -que la legislación autoriza bajo estrictas condiciones- "sin respetar desgraciadamente las reglas sociales y fiscales vigentes en Francia", prosiguió el fiscal.

Los trabajadores agrícolas ganan un salario de entre 800 y 900 euros por mes, muy por debajo de las normas francesas pero más de lo que ganarían en su país de origen. Los sindicatos, entre ellos la CGT, han denunciado desde hace meses condiciones de trabajo dignas según ellos de "esclavos del siglo XXI". La Federación Agroalimentaria y Forestal de la CGT (FNAF-CGT) también denunció en su día a Terra Fecundis. «Hemos estado sobre el terreno durante la recogida de frutas y hemos descubierto verdaderos campamentos insalubres. No tienen derechos sociales y no cobran prácticamente nada», describe Johnny Neto, secretario federal de la FNAF-CGT.

Varias fiscalías siguen de cerca la situación desde hace años y los casos fueron reagrupados en Marsella en manos de la Jurisdicción interregional especializada (JIRS) hace año y medio. Las investigaciones fueron confiadas a la Gendarmería Nacional y la Dirección del Trabajo.

Terra Fecundis denuncia “acoso” de Francia

Sin embargo, la empresa tiene una versión muy diferente. Terra Fecundis, que desde hace años viene clamando contra el “acoso” de las autoridades galas, se defendió ayer asegurando que en los últimos 15 años «hemos superado sin ningún problema más de 300 inspecciones de trabajo. Además, nunca hemos tenido ninguna denuncia con los más de 20.000 trabajadores que, en este tiempo, hemos contratado. Todos los empleados disponen de contrato y alta en la Seguridad Social, cumpliendo estrictamente con la legislación vigente», aseguró ayer un portavoz de la firma. Esta tampoco es la primera investigación judicial a la que se ve sometida Terra Fecundis. «Y todas, sin excepción, acabaron archivadas», revelaron las mismas fuentes.

El conflicto entre la empresa murciana y las autoridades francesas viene de lejos. Según Terra Fecundis, el país vecinos «presiona» desde hace tiempo para que la empresa, que no tiene ni una sola oficina en Francia, se establezca físicamente allí, con todas las consecuencias, «y para ello utilizan todas las vías, como esta denuncia». Terra Fecundis siempre se ha negado y, por eso, según la versión de la empresa, se produce este «acoso» por parte de las autoridades galas, que próximamente derivará en una «denuncia a Francia ante la Unión Europea» por parte de la propia empresa.

Aunque la empresa de trabajo temporal ya se ha planteado en otras ocasiones denunciar a Francia ante la Unión Europa por ese «acoso», finalmente la demanda acabó en el fondo del cajón. No parece que esta vez vaya a ser igual. En Terra Fecundis hay un profundo hartazgo ante la actitud del país vecino, y esta vez la empresa se ha propuesto llegar hasta el final con la demanda, en la que se acusará al país vecino de «no respetar los tratados fundamentales de la Unión Europea en lo relativo al libre traslado de los trabajadores».

Además, la empresa rechazó ayer tajantemente las duras afirmaciones de los sindicatos franceses, y 'contraatacó' asegurando que el sindicato UGT -español, en este caso-, elaboró un informe hace solo unos meses en el que certificaba «que todo estaba en regla». Según Terra Fecundis, tanto el delegado del Gobierno en la Región como el secretario de Estado de Comercio «ya tienen conocimiento de esta situación».