ir a la portada de ELPajarito.es

El Foro de la Familia rechaza la educación afectivo-sexual que se impartirá en las aulas de Murcia

La organización conservadora acusa a la Consejería de “imponer una forma minoritaria de ver el mundo”. Las charlas serán impartidas por el colectivo LGTB No te Prives
El presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá

El presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá, ha criticado el programa de educación afectivo-sexual en las aulas que va a poner en marcha la Consejería de Educación de Murcia, mediante charlas impartidas por el colectivo LGTB No te Prives. Para esta organización conservadora, “el Gobierno de Murcia vulnera derechos constitucionales de los padres”.

En concreto, el Foro cita los artículos 16.1, 27.3 y el 39 de la Constitución española, y la jurisprudencia del Tribunal Supremo, “al tratar de imponer una visión concreta e interesada sobre valores y sexualidad, que es competencia exclusiva de los padres”, afirmó García-Juliá.

El nuevo programa de 'Educación Afectivo-Sexual' dirigido a alumnos de Primaria, ESO, Bachillerato y FP Básica, organizado por la Consejería en colaboración con el colectivo 'No te Prives', se desarrollará a través de charlas y talleres apoyados en materiales educativos sobre diversidad afectivo-sexual, identidad de género y familiar.

Por su parte, Alfonso Galdón, presidente del Foro de la Familia en la Región de Murcia, reclamó que la Consejería «garantice que los alumnos que reciban esta charla cuentan con la autorización expresa y por escrito de los padres, que se nos faciliten los contenidos que se impartirán, el momento en que se realizará y quiénes la imparten, garantizando que estas personas tienen cualificación suficiente para tratar asuntos tan importantes».

«Es lamentable que, con la excusas como la convivencia o la tolerancia se trate de inocular a los menores una forma de ver el mundo particular, minoritaria, de la sexualidad, las relaciones, usurpando el derecho y deber constitucionales de los padres como garantes de la educación de sus hijos», aseguró García-Juliá. «Los valores de respeto, convivencia etcétera están perfectamente protegidos en la legislación española, se incluyen de manera clara en los programas escolares y no es necesario enseñar sexualidad sin los padres, que son quienes deben encargarse de ello», añadió.

Las charlas de educación afectivo-sexual planteadas por la Consejería pretenden combatir la homofobia a través de charlas y talleres apoyados en materiales educativos sobre diversidad afectivo-sexual, identidad de género y familiar. El programa incluye formación y asesoramiento para el profesorado con el objetivo de que puedan reconocer problemas de homofobia que pueden darse en clase, prevenirlos, y estar alerta ante posibles casos de acoso.