ir a la portada de ELPajarito.es

La Fiscalía denuncia al alcalde de Abarán por un delito de prevaricación en una permuta

La justicia ha tomado cartas en el asunto por una actuación urbanística en el municipio ocurrida en el año 1996, y que culminó en el segundo periodo el regidor al frente del Consistorio

La Fiscalía Superior de la Región de Murcia ha presentado en los juzgados de Cieza una denuncia contra el alcalde de Abarán, Jesús Molina Izquierdo, del Partido Popular, en la que el primer edil es acusado de los delitos de prevaricación, fraude contra la Administración y uso de información privilegiada. Además, la denuncia es dirigida también contra un ingeniero técnico municipal que realizó las valoraciones de las fincas cuya propiedad se intercambió.

Así, la Fiscalía ha tomado cartas en el asunto por una actuación urbanística en el municipio ocurrida en los años 90 y que culmió en el segundo periodo el regidor al frente del Consistorio. Y es que durante el año 1996 tuvo lugar la subasta de una parcela agrícola a la que optaban dos participantes, entre ellos un vecino que ha denunciado lo ocurrido, quien afirma que el adjudicatario fue el primer edil pese a que su oferta económica era superior.

Por ello, este vecino no dudó en trasladar el asunto a los juzgados, consiguiendo la anulación de la adjudicación. Sin embargo, el Ayuntamiento recurrió al Tribunal Supremo, pero no logró que se restableciera el acto administrativo anulado, según el denunciante.

Años después, concretamente en 2003, el denunciante se puso en contacto con el Consistorio para pedilre a que se le adjudicasen dichos terrenos, recibiendo como respuesta por parte del Ayuntamiento la noticia de que dicha parcela había cambiado de calificación, pasando a ser suelo urbanizable industrial.

Así que el denunciante tuvo que volver a recurrir a la justicia con el fin de obligar al Ayuntamiento a entregarle ese suelo, aunque en esta ocasión sin un resultado favorable. Y es que mientras que en un primer momento se llevó a cabo la nulidad de la adjudicación, este vecino no había reclamado que seguidamente se le otorgara la propiedad de la parcela. Así, el Consistorio quedaba libre de la obligación de desprenderse de la parcela y el hombre se vio, una vez más, sin sus tierras. 

Por otra parte, y de nuevo bajo el mandato de Molina, el alcalde de Abarán también llevó a cabo la permuta de esta parcela agrícola por otra forestal, que había comprado, según consta en la denuncia, el vecino al que se adjudicó el terreno en el año 1996.

De esta manera, y por todo ello, la Fiscalía ha decidido poner una denuncia por presuntos delitos de prevaricación y fraude contra el primer edil, Jesús Molina; además del ingeniero técnico que suscribió los dos informes de valoración, J.S.G., y el beneficiario último de la operación, el vecino A.C.L.. 

 

 

Añadir nuevo comentario