ir a la portada de ELPajarito.es

Los falangistas consideran “una victoria contra el marxismo” que no se quite el nombre al colegio José Antonio

Afirman en las redes que “José Antonio ha ganado, se lo merece. Gracias a los vecinos de Fuente Álamo que lo han hecho posible y al esfuerzo de nuestros camaradas”
Colegio 'José Antonio' de Fuente Álamo

“Gran noticia. Una pequeña victoria frente al odio histórico marxista”, “José Antonio ha ganado, se lo merece. Gracias a los vecinos de Fuente Álamo que lo han hecho posible y al esfuerzo de nuestros camaradas” y “Nos felicitamos por esta victoria frente al sectarismo, el odio y la sinrazón. Que los marxistas quiten el nombre de una de sus víctimas a un colegio era de esperar. Que los falangistas hayamos conseguido evitarlo es una pequeña victoria”.

Estos son algunos de los mensajes que han colgado en las redes sociales miembros de la Falange Española en Murcia para celebrar que el Ayuntamiento de Fuente Álamo, gobernado por el PSOE, haya renunciado a cambiar de momento a un colegio público el nombre de José Antonio, fundador de Falange e importador del fascismo italiano en España.

Ante la polémica surgida en la localidad y tras falta de toma de partido al respecto del Consejo Jurídico de la Región de Murcia, que eludió pronunciarse a favor o en contra de la sustitución del nombre, el Ayuntamiento ha decidido aparcar el cambio de denominación del centro escolar hasta que no haya un verdadero consenso entre comunidad educativa y la corporación municipal.

Los falangistas murcianos consideran esta decisión como una “victoria” contra el “odio marxista”.

La Falange de la Región de Murcia no sólo ha realizando una campaña de acoso e insultos contra el alcalde de Fuente Álamo, el socialista Antonio Jesús García Conesa, por apoyar el cambio de nombre al colegio ‘José Antonio’ de la localidad, sino que ha ido más allá y llegó a amenazar con “reacciones airadas” violentas si se ‘borraba’ esta ‘huella’ del fundador falangista.

En su página web, la Falange advirtió al PSOE de que “el recuerdo a José Antonio no lo váis a destruir. No os lo permitiremos”. Y añadía que los falangistas “esperamos que se ponga coto a este odio de la izquierda y esta exaltación del guerracivilismo que ha iniciado la infausta ley de memoria histórica. Las consecuencias pueden convertir la convivencia entre ciudadanos en difícil, y producirse reacciones airadas, comprensibles, como las que han sucedido recientemente en la provincia Alicante, donde varios monumentos de propaganda de los izquierdistas han sido destruidos tras la retirada del monolito a José Antonio en Crevillente”.

loading...