ir a la portada de ELPajarito.es

Extracciones ilegales de agua están desecando el arroyo del Chopillo y el humedal del Pozo Negro

Ecologistas en Acción denuncia la situación ante la CHS y alerta de que está afectando gravemente a los ecosistemas acuáticos y a su valiosa biodiversidad
Zona del arroyo del Chopillo en el Noroeste

Ecologistas en Acción-Región Murciana ha denunciado ante la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que extracciones irregulares están desecando el Arroyo del Chopillo y el humedal del Pozo Negro, en la Comarca del Noroeste, uno de los escasos arroyos bien conservados de la Región de Murcia y hábitat de especies amenazadas como el galápago leproso y la nutria

El Arroyo del Chopillo y el humedal del Pozo Negro, en la comarca del Noroeste, se están desecando de forma alarmante debido a la extracción de aguas que se viene realizando a menos de 100 metros de su cauce. Estas extracciones en el dominio público hidráulico del Arroyo Chopillo están reduciendo drásticamente su caudal, afectando gravemente a los ecosistemas acuáticos y su valiosa biodiversidad, según Ecologistas. Además, el Arroyo del Chopillo constituye una Masa de Agua de Referencia para la aplicación de la Directiva Marco del Agua, como ejemplo de río mediterráneo bien conservado.

En concreto, la desecación del Arroyo Chopillo está afectando a diversas especies protegidas por la Directiva Hábitats, especialmente al Galápago leproso y la Nutria. Además, el Arroyo Chopillo es área de reintroducción del cangrejo autóctono, en peligro de extinción, y constituye un corredor ecológico natural para las poblaciones de muchas especies amenazadas. La ausencia de caudales y la rápida desecación de las pozas del Pozo Negro, ha colocado a las poblaciones más ligadas al medio hídrico, como las de barbos o el Galápago leproso, en una situación crítica.

Ecologistas en Acción recuerda que ya presentó denuncias similares en años anteriores, por el drástico descenso en el caudal del Arroyo del Chopillo provocado por las extracciones ilegales realizadas en pozos situados a escasos metros de dicho cauce. De hecho, ya en 1982 la propia Comisaría de Aguas abrió un expediente por extracciones ilegales en el Arroyo Chopillo. Resulta descorazonador que, 35 años después, el Arroyo del Chopillo siga sufriendo el impacto de unas extracciones irregulares que nunca debieron permitirse.

Para revertir la grave situación actual, Ecologistas en Acción ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Segura que garantice el mantenimiento del buen estado ecológico del Arroyo del Chopillo y de sus riberas, paralizando e impidiendo  toda extracción de aguas que lo pueda alterar, y que ejecute medidas urgentes de socorro para mantener un caudal circulante y recuperar los ecosistemas de Pozo Negro y Arroyo del Chopillo.

Añadir nuevo comentario