ir a la portada de ELPajarito.es

La Diócesis de Cartagena concede la nulidad matrimonial por estar enganchado al 'WhatsApp'

La Diócesis afirma que las peticiones para invalidar un enlace suelen presentarse cuando la pareja lleva diez años conviviendo. Desde diciembre de 2015 han sido tramitadas 82 demandas.

La Diócesis de Cartagena ha concedido la primera nulidad matrimonial en la Región de Murcia por estar enganchado al 'WhatsApp'. Y es que desde hacía mucho tiempo la única forma de comunicarse que tenia la pareja era a través de esta aplicación de mensajería instantánea. Por ello, la Diócesis considera que su matrimonio nunca existió, pese a que ambos convivían bajo el mismo techo.  

Este es solo uno de los casos juzgados durante el último año por el Tribunal Eclesiástico de la Diócesis de Cartagena, cuyo vicario judicial, Gil José Sáez, explicó ayer cómo ha afectado la reforma propuesta por el Papa Francisco a los procesos de nulidad matrimonial.

Así, las demandas de nulidad matrimonial en el Tribunal Eclesiástico de la Diócesis de Cartagena aumentaron un 20% en el primer año transcurrido desde la reforma ordenada por el Papa Francisco, el pasado 8 de diciembre y, además, se redujo el tiempo para dictar sentencia de 11 a un máximo de 8 meses.

"Desde el 8 de diciembre de 2015 hasta el día de hoy, han sido admitidas a trámite en este Tribunal 82 demandas de nulidad". En cuanto a las tasas del tribunal, Sáez aseguró que son de 1.160 euros reducibles al 75, 50 o 25% o con exención de las mismas para quienes no pueden hacer frente a las costas del procedimiento. "Nadie que no tenga dinero se va a quedar sin presentar su demanda de nulidad matrimonial", afirmó.

Para ello, el Tribunal Eclesiástico tiene firmado un convenio con el Colegio de Abogados de Murcia. "Cuando una persona llega, nos cuenta su situación, que si ya es terrible a nivel personal se añade la situación económica de no poder hacer frente a nada", destacó Sáez, quien añadió que en estos casos hay que actuar con "caridad", según informó la Diócesis en un comunicado.

"Nosotros enviamos a esas personas al Colegio de Abogados, y allí, presentando la documentación necesaria, se le asigna un abogado que es especialista en Derecho Canónico. A esa persona la nulidad le cuesta cero euros", explicó Sáez.

Además, otra de las novedades es el llamado proceso breve, del que dicta sentencia el obispo. El tribunal de la Diócesis de Cartagena concedió este año una nulidad por este proceso. Para ello tienen que darse varias premisas: que ambos cónyuges presenten de forma conjunta la demanda de nulidad, o uno con el consentimiento del otro; y que las pruebas ayuden a deducir que el matrimonio es nulo. La instrucción de estos casos debe realizarse en 30 días, transcurridos los cuales, el obispo dicta la sentencia.

Causa de nulidad: estar enganchado al Whatssap

Algunas de las causas de nulidad que son más comunes son la falta grave de discreción de juicio, es decir, la falta de madurez necesaria cuando se celebró el sacramento; la incapacidad de asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causa psíquica; y por error en la cualidad de uno de los esposos, que se produce cuando el esposo o la esposa contrae matrimonio pensando que su cónyuge tiene una cualidad esencial para la vida matrimonial, y después, durante la convivencia matrimonial, descubre que no la tiene.

Del mismo modo, otras dos causas comunes son por exclusión de la fidelidad y exclusión de los hijos en el matrimonio, aunque estas dos últimas causas deben producirse ya antes de contraer matrimonio.

En declaraciones a la Cadena COPE, Sáez explicó que las adicciones forman parte del capítulo de incapacidad y comprenden las adicciones al alcohol, a las drogas, al juego y a las nuevas tecnologías, como Internet, 'WhatsApp' o juego 'online'. "Eso hace que estas personas dediquen a estas cuestiones mucho tiempo que deben dedicar al matrimonio", lamentó.

Durante este año judicial, que va de octubre de 2015 a octubre de 2016, se dictaron en el Tribunal Eclesiástico de la Diócesis de Cartagena 59 sentencias, de las cuales 56 son a favor de la nulidad y 3 a favor del matrimonio.

Por último, Sáez afirmó que, según la experiencia de la Iglesia, las demandas suelen llegar en un periodo que oscila entre los cuatro y los diez años de matrimonio. "El fracaso matrimonial general se sitúa en los 15 años, y la nulidad sobreviene en la mayoría de las ocasiones cuando esas personas han convidido ocho, nueve o diez años, concluyó.