ir a la portada de ELPajarito.es

El detenido en la espectacular operación de la Guardia Civil en Molina tenía objetos de lujo robados y drogas

La Guardia Civil captura a cuatro personas que usaban la técnica del 'resbalón' para atracar en casas, incluso con sus habitantes dentro, en las zonas de Torrevieja y Orihuela
La Guardia Civil conduce al detenido en Molina

Cuatro hombres, dos argelinos y dos marroquíes con edades comprendidas entre los 25 y los 43 años, fueron detenidos como presuntos autores de 40 delitos de robo con fuerza en viviendas de Torrevieja y de Orihuela Costa (Punta Prima, La Zenia, Cabo Roig, Campoamor, Playa Flamenca y Mil Palmeras), además de otros diversos delitos contra el patrimonio.

Uno de los marroquíes fue detenido en una espectacular operación de la Guardia Civil en pleno centro de Molina de Segura el pasado 19 de julio. En su domicilio de la Avenida de Granada se incautaron varios relojes de gran valor, bolsos de marcas exclusivas, ordenadores portátiles, teléfonos móviles, una televisión, un ipod, cámaras de fotos réflex, auriculares y varios dispositivos de almacenamiento de datos. Asimismo, se pudo comprobar que uno de los detenidos tenía un equipo de peritaje de joyas, para comprobar la calidad del oro y los diamantes. Además, en uno de los registros se intervinieron 3 tabletas de hachís, con un peso de 239 gramos y 4,5 gramos de cocaína y varias balanzas de precisión, procediendo a imputarle al morador de esa vivienda en cuestión, además, un delito de tráfico de drogas.

También se está investigando a un marroquí de 35 años y a una española de 44 por los mismos delitos. Durante la operación se realizaron tres registros domiciliarios, concluyendo ésta con la desarticulación de esta peligrosa organización criminal y el ingreso de uno de sus miembros en prisión.

Tras observar, desde el pasado año 2016, un repunte de robos en vivienda en las localidades de Orihuela Costa y Torrevieja, la Guardia Civil inició una serie de investigaciones tendentes al esclarecimiento de dichos robos, que estaban causando una gran alarma social en la zona. Esto era debido a que en la mayoría de los atracos los habitantes estaban durmiendo dentro de la casa e, incluso, en alguna ocasión se sorprendió a los ladrones 'in fraganti'.

La operación se desarrolló en dos fases. En la fase inicial, los agentes realizaron un registro domiciliario en la localidad de Torrevieja, interviniendo varios efectos de dudosa procedencia, entre los que se comprobaron que figuraban algunos denunciados como sustraídos, siendo entregados a sus legítimos propietarios. De igual manera fueron intervenidas herramientas de fabricación casera, para forzar las cerraduras de las viviendas que asaltaban.

Como consecuencia de este registro, se está investigando a una mujer española y se detuvo a un hombre, de nacionalidad argelina, quien ya ingresó en prisión por su presunta participación en 5 robos en viviendas con moradores y diez tentativas de robos en vivienda.

Se daba la circunstancia, además, de que el detenido tenía en vigor una requisitoria de búsqueda, detención e ingreso en prisión, por hechos similares a los que se le imputan, ocurridos en la localidad de Orihuela Costa, en el año 2013.

Tras la detención de estas dos personas, se continuaron con las investigaciones, con el objetivo de desmantelar el grupo delictivo al completo, al tener conocimiento de que el detenido, en las últimas fechas, se desvinculó de los otros investigados y había comenzado a cometer los robos en solitario.

Segunda fase de la operación

En la segunda fase de dicha operación, la cual tuvo lugar el pasado mes de mayo, se procedió a la investigación de una persona por un presunto delito de receptación, procediendo a la recuperación de un terminal móvil Apple de última generación.

El pasado día 19 de julio de 2017, el Juzgado de Instrucción nº 2 de Orihuela autorizó dos registros domiciliarios más, en las localidades murcianas de Molina de Segura y San Pedro del Pinatar, desplazándose allí los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil del Pilar de la Horadada (responsables de la operación), apoyados por agentes del Área de Investigación de Torrevieja y componentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de Torrevieja y de Murcia.

Gracias a las gestiones de averiguación llevadas a cabo, se ha podido observar cómo los detenidos se movían de madrugada, por urbanizaciones de las localidades de Orihuela Costa y Torrevieja y cómo buscaban viviendas habitadas, en las que sus moradores se hallaban durmiendo en su interior, utilizando herramientas de fabricación casera para forzar las cerraduras de las puertas, mediante el método del 'resbalón', aprovechando que la mayoría de estas viviendas estaban sin acerrojar o bien otras en las que observaban que se dejaban las llaves cerca de alguna ventana, al alcance de su mano, hecho este que facilitaba la comisión de estos robos.

Sustraían principalmente objetos de fácil transporte, como teléfonos móviles, tablets, joyas, ordenadores y dinero en efectivo, así como en ocasiones hasta vehículos, utilizando para ello las propias llaves de los mismos, sustraídas del interior de la casa.

Una organización criminal completamente estructurada

En el transcurso de la investigación se ha podido comprobar cómo el grupo criminal tenía perfectamente establecidos los roles entre sus miembros, así como también diversas vías para darle salida a los objetos sustraídos, siendo algunos de los investigados los receptores de dichos efectos, utilizando para ello, el mercado de segunda mano, con amplia presencia en aplicaciones y páginas web de todo tipo.

Igualmente, se ha podido verificar cómo la sustracción de objetos no era el único medio para lucrarse; en los robos aprovechaban también para realizar la copia de las numeraciones de las tarjetas de crédito de las personas que se encontraban en la vivienda. De esta manera, horas después del robo, teniendo ya las numeraciones y datos de los titulares, realizaban compras de terminales móviles de última generación que, posteriormente, introducían en el mercado de segunda mano, obteniendo grandes beneficios por ello.

Se estima que el valor total de los beneficios obtenidos por este grupo asciende a los 150.000 euros. A los detenidos se les imputa un total de 30 robos en viviendas (con sus habitantes dentro), 10 delitos de robo en vivienda en grado de tentativa, 1 delito continuado de estafa bancaria, 1 delito de receptación, 1 delito de robo y hurto de uso de vehículo, 1 delito de tráfico de drogas y 1 delito de pertenencia a grupo criminal.

Los cuatro detenidos y los dos investigados, ya pasaron a disposición judicial, ingresando uno de ellos en prisión y quedando el resto en libertad provisional con cargos.

Añadir nuevo comentario