ir a la portada de ELPajarito.es

Despedido por fumar en una fábrica de golosinas de Molina cuando esperaba una visita de Sanidad

El trabajador fue sorprendido por el director de la empresa mientras esperaba la visita de los auditores que debían certificar las condiciones sanitarias de la instalación

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia confirmó la sentencia de un Juzgado que declaró procedente el despido de un trabajador de una fábrica de golosinas ubicada en Molina de Segura por fumar cuando esperaba la visita de los auditores que debían certificar el cumplimiento de la normativa sanitaria.

La sentencia del TSJ indica que el Juzgado de lo Social de Murcia al que correspondió la demanda por despido declaró probado que los hechos fueron descubiertos por el director de la empresa al decidir realizar una visita a la planta de producción para supervisar la limpieza de las instalaciones y comprobar que se encontraban en estado de revista para la visita de los auditores.

Al llegar a las instalaciones se encontró con el trabajador, que salía de la cocina donde se encuentra el bombo enfriador, cruzándose con él.

Así, “percibió humo y un fuerte olor a tabaco, observando la presencia debajo del bombo de restos de ceniza”. Señalaba también la sentencia ahora ratificada por el TSJ que “el trabajador no tenía ninguna misión a completar en la cocina”.

La empresa acordó su despido en enero de 2016, al considerar que el empleado cometió una infracción de gravedad, ya que, por los carteles colocados en diversos lugares de la fábrica sabía que no se podía fumar, y que incumplir esa orden podía suponer el cese de la relación laboral, como así ocurrió.

La Sala, al desestimar su recurso, considera justificado el despido, ya que “no se trató de una mera desobediencia, sino que se evidencia un desprecio desleal por el cumplimiento de normas que, razonablemente, deben regir en una empresa de alimentación por diversas razones, en particular, por los altos estándares de higiene que exige el mercado”.

Y concluye que “en su defecto, detectados los vicios, los mismos pueden ocasionar gravísimos perjuicios para la empresa, teniendo en cuenta la avanzada tecnología actual para su detección”.

Añadir nuevo comentario