ir a la portada de ELPajarito.es

Despedido el director de la oficina principal de BMN por desviar 3 millones de euros

Interior de una oficina del BMN.

El director de la oficina principal de BMN, situada en la Gran Vía de Murcia, ha sido despedido de manera fulminante por el presunto desvío de tres millones de euros, pues se ha descubierto que supuestamente estaba gestionando dinero ajeno sin introducirlo en el circuito oficial de la entidad bancaria para la que trabajaba.

O.G., director de dicha oficina de BMN de Murcia, ha sido despedido por el banco después de trascender que podría haber incurrido en un comportamiento irregular y también desleal hacia la entidad, según informó La Verdad. Los hechos que se investigan apuntan a que este empleado habría estado recibiendo importantes cantidades en efectivo por parte de algunos empresarios, al menos tres, que luego no ingresaba en el circuito de la entidad bancaria.

Amenazas de muerte

Se desconoce por el momento, sin embargo, qué destino daba a ese dinero: si lo invertía en algún tipo de fondo o producto o si lo desviaba a otros fines. Lo que parece cierto es que, cuando los dueños de esas cantidades comenzaron a interesarse por la rentabilidad de las inversiones, o pasaron a reclamar su devolución, se habrían encontrado con que aquél a quien se las habían confiado no estaba en disposición de darles una respuesta satisfactoria.

Tanto es así que las fuentes mencionadas sostienen que el empleado de banca habría comenzado a recibir amenazas graves desde el entorno de alguno de esos empresarios. Hasta tal punto la situación habría llegado al límite que, temiendo por su seguridad, pidió ayuda y consejo a un familiar que está vinculado a la Administración de Justicia y éste le recomendó que interpusiera una denuncia. Habría sido pues el propio director de la sucursal quien, agobiado por las amenazas que estaba recibiendo, habría preferido que todo saliera al descubierto con tal de no seguir sometido a tales presiones.

La primera consecuencia no ha tardado en llegar, pues la dirección de la entidad lo ha despedido fulminantemente por una presunta deslealtad, ante los datos que apuntan a que habría estado operando con dinero de clientes al margen del circuito oficial.

Pero la reacción del banco ha ido todavía más allá, pues seguidamente ha puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía Superior de la Región, en previsión de las posibles responsabilidades de cualquier tipo que pudieran derivarse.

Las mismas fuentes apuntan a que las cantidades que este empleado de banca podría haber manejado se aproximarían a los tres millones de euros, cuyo destino final no ha trascendido por el momento. De ahí que no sea posible determinar con rigor, en estos momentos, si el dinero ha podido perderse en inversiones de riesgo o ha sido desviado a cualquier otro fin.

La realidad es que no parece que O.G. esté ahora mismo en disposición de reintegrarlo a sus originales propietarios. De haber podido hacerlo, todo parece indicar que el asunto no habría salido del ámbito 'privado' en el que se encontraba.