Lunes, 25 Septiembre, 2017 - 02:31
ir a la portada de ELPajarito.es

Denuncian una oleada de cierres de aulas públicas para costear los nuevos conciertos de Bachillerato y FP

CCOO: “Es inadmisible e intolerable la tarjeta de presentación del nuevo presidente regional por accidente y de la ingeniera agrónoma reconvertida en consejera de Educación”
La consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá, almuerza con alumnos del CEIP María Maroto

CCOO Enseñanza denuncia la oleada de cierres de aulas de Educación Infantil en los colegios públicos de la Región de Murcia por parte de la consejería de Educación, mientras concierta aulas de Bachillerato y Formación Profesional de centros educativos privados.

El sindicato relaciona esta decisión de cerrar aulas de Infantil, en su inmensa mayoría en centros públicos y de manera residual en colegios privados-concertados, “con la necesidad de encontrar fondos económicos para sufragar los 14.075.000 euros de coste de las 152 aulas solicitadas por empresas privadas para concertar el Bachillerato y la FP”. 

La Consejería lo niega

La Consejería de Educación niega que se vaya a producir esta oleada de cierres de aulas de Infantil y sólo admite la posibilidad de la supresión de alguna unidad escolar “en algún caso concreto que se corresponderá con la bajada de la natalidad o de la demanda de escolarización del centro”.  

CCOO Enseñanza critica que el PP y el Gobierno regional de Fernando López Miras prosiga la política de su predecesor y mentor, el dimitido Pedro Antonio Sánchez, en su “decisión de cerrar aulas de Educación Infantil o hacer aulas mixtas con Primaria, con la única finalidad de reducir la oferta dentro de los centros públicos, con la excusa de la disminución de la tasa de natalidad”. 

El sindicato denuncia que la nueva consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá, ha iniciado su labor en esta consejería “profundizando en la política de recortes en la enseñanza pública murciana, aspecto que se repite por segundo año consecutivo con una nueva oleada de cierres de aulas en educación infantil o la conversión en aulas mixtas, mezcla en el mismo grupo de alumnos de infantil y primaria”.

La Consejería está dirigiéndose estos días a diversos equipos directivos de la Región para comunicarles la supresión de unidades de Educación Infantil o la conversión de estas unidades en aulas mixtas, agrupando a niñas y niños de edades diferentes en el mismo grupo.

Destrucción de empleo público

CCOO Enseñanza afirma en un comunicado que esta medida supone “destruir de nuevo empleo público, algo en lo que el Gobierno regional es especialista, atacar el derecho de libre elección de los padres y madres de centros para sus hijos (este derecho solo tiene una dirección para el PP, hacia las empresas privadas de la Educación), y es un nuevo ataque a la calidad de la enseñanza, puesto que en muchas  aulas se llevará la ratio hasta el tope máximo legal permitido, y el alumnado sobrante deberá de matricularse en centros no solicitados por las madres y padres”.

Para CCOO es fundamental la bajada en la ratio del número de alumnos y alumnas/aula, como un elemento fundamental para mejorar la calidad de la enseñanza pública murciana, y “sin embargo la nueva consejera de Educación repite y ahonda los vicios privatizadores, y embiste de nuevo contra las aulas de Educación Infantil en la pública”.

“La decisión de suprimir unidades de la pública, casi inapreciable en un par de casos en la privada-concertada, supone para cientos de familias murcianas afectadas la negación del tan cacareado ‘derecho a la libertad de centro’, precepto neoliberal que para el PP solo tiene un sentido, trasladar por activa y por pasiva alumnado desde los centros de titularidad pública hacia empresas privadas con ánimo de lucro. Esta ‘libertad’, ya sea con el distrito escolar único o con los conciertos de Bachillerato y FP, sólo existe cuando el beneficiario es el empresariado de la educación o instituciones religiosas católicas”, añade el sindicato.

CCOO denuncia que estos recortes afectan a diversos municipios y pedanías de Murcia, como Beniaján, San José de la Vega, La Alberca, Molina de Segura, Caravaca de la Cruz, Mula… y otros que van conociéndose paulatinamente.

Inadmisible tarjeta de presentación

Para CCOO Enseñanza “es inadmisible e intolerable la tarjeta de presentación del nuevo presidente regional por accidente, Fernando López Miras, y de la ingeniera agrónoma reconvertida en consejera de Educación Adela Martínez-Cachá. Al mismo tiempo que prosiguen su alocada carrera en el cierre de aulas públicas han seguido con el proceso para concertar aulas de Bachillerato y FP, un total de 152 aulas solicitadas por empresas privadas, que tendrían un coste anual de 14.075.000 euros, partida que está todavía sin presupuestar para el próximo curso escolar 2017-2018. La Ley de Presupuestos Regional para 2017, no recoge ni un céntimo de euro para estas nuevas aulas concertadas”.

El sindicato exige "la paralización inmediata de estas comunicaciones de cierre de aulas públicas en nuestra Región, la no resolución de las peticiones de conciertos económicos para Bachillerato y FP, la urgente negociación de un mapa escolar de la Región de Murcia y la aprobación de una Ley de Planificación Escolar".

CCOO lo exigirá en la reunión a mantener con la flamante consejera de Educación el próximo viernes y, al mismo tiempo, asegura que participará y promoverá en todas aquellas acciones de protesta que las diferentes comunidades educativas realicen para defender las aulas de Infantil y la dignidad de la enseñanza pública murciana, “frente a este nuevo ataque del renovado equipo de gobierno del PP en nuestra Región, que sigue con sus viejas y fracasadas políticas de recortes que nos alejan cada vez más de un posible pacto por la Educación Regional”. 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario