ir a la portada de ELPajarito.es

Deniegan indemnizar a un joven "por mala praxis" tras crecerle vello en el interior del pene

El demandante solicitó una indemnización de 195.600 euros tras sufrir secuelas tales como uretritis crónica, impotencia, existencia de folículos pilosos y trastorno depresivo

El Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha desestimado el recurso de un joven que había reclamado una indemnización de 195.600 euros por las secuelas sufridas tras las operaciones a las que fue sometido para corregir una anomalía en el pene, entre las que se encuentra el crecimiento de vello en el interior de la uretra que le dificulta la micción.

Así, la sentencia del TSJ señala que los informes aportados por el demandante no permiten concluir que tuviera lugar una mala praxis en la atención médica recibida desde niño para corregir una hipospadias y por la cual la apertura de la uretra se encontraba en la parte inferior del pene.

El reclamante, cuya demanda fue presentada contra la Consejería de Sanidad, explicaba que los hechos ocurrieron en abril de 1988 cuando fue intervenido en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia para corregir la flexión del pene mediante una cetaplastia.

Desde ese momento, el demandante tuvo que ser operado en los años 2001, 2008 y 2011, tanto en la Arrixaca hospital como en la Fundación Puigvert de Barcelona.

 

El paciente alegó en su escrito una mala práctica basándose en un informe médico que concluía que el momento aconsejable para realizar la uretroplastia ha de estar comprendido entre los tres y quince meses de edad, mientras que a él se llevó a cabo cuando tenía siete años.

En su demanda, el joven añadió que a raíz de ello se le generaron secuelas de por vida, como la uretritis crónica, impotencia, vello en el interior del pene que dificulta la micción, trastorno depresivo y la existencia de folículos pilosos.

Por su parte, el Servicio Murciano de Salud descartó la existencia de una mala práctica médica y añadió que "en relación con las complicaciones postquirúrgicas, se debe tener en cuenta que los padres fueron informados de estas, y las que padeció se encuentran dentro de las posibles de la cirugía y no suponen una técnica quirúrgica inadecuada".

Por último, en relación a la aparición del vello uretral, la Sala del TSJ señala que no está acreditado que se utilizara piel del escroto, y añade que, como se recoge en el informe de la Inspección Médica incorporado al proceso, se trata de una complicación de la intervención quirúrgica.

 

loading...

Añadir nuevo comentario