ir a la portada de ELPajarito.es

Costas daña especies amenazadas del Mar Menor con sus dragados y vertidos de arenas

Daños producidos en las praderas de Cymodocea nodosa. (Foto: Javier Murcia/facebook ANSE)

La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) ha denunciado los daños que se están provocando en la flora y fauna del Mar Menor por los dragados y vertidos de arenas. ANSE afirma que ha comprobado cómo en diversos puntos del Mar Menor se vienen produciendo en las últimas semanas dragados y vertidos de arena generalizados, que están afectando a especies amenazadas y a hábitats de interés comunitario.

ANSE recuerda que la laguna es un área protegida con cinco figuras de protección y considera que, por su extensión e intensidad, el proyecto debería haberse sometido a una evaluación de repercusiones sobre la Red Natura 2000. “La periodicidad de los trabajos (se están dragando algunas zonas que ya se dragaron el año pasado) demuestra la ineficacia de estas medidas”, añade la asociación.

Personal  y voluntarios de ANSE vienen detectando y documentando, desde finales del pasado año 2014, la ejecución de trabajos de dragado y depósito de arenas en buena parte de las playas del Mar Menor, desarrollados por la Demarcación de Costas en Murcia del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Los dragados y extracciones de arena se han realizado principalmente en la gola de Marchamalo, Punta de Galán y Los Alcázares entre otros. Además se ha detectado el depósito de arenas en buena parte del frente marmenorense de La Manga, playas de Los Nietos y Los Urrutias, y buena parte de las de Los Alcázares-Los Narejos, y Santiago de La Ribera-San Javier, incluso para proteger edificaciones sobre dominio público marítimo-terrestre.

“Tal y como se ha podido comprobar a pie de playa, los trabajos realizados están teniendo efectos negativos sobre las comunidades sumergidas del Mar Menor, afectando a las praderas de Cymodocea nodosa, hábitat de interés comunitario y especies protegidas por el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”, indica ANSE.

Además, ha podido constatar la afección a peces de interés comercial como los mújoles (mugílidos) e incluso sobre la amenazada anguila (Anguilla anguilla), especie en grave peligro de extinción según la UICN y uno de los más importantes recursos pesqueros de la laguna. También ha demostrado ANSE que los trabajos afectan a signátidos, peces de la familia del caballito de mar. Igualmente, los dragados se están realizando en zonas de importancia para el fartet (Aphanius iberus) según el borrador de Plan de Recuperación de la especie.

La Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma ha indicado a ANSE que, aunque se habían autorizado trabajos de mantenimiento de playas, no se autorizó el aporte de arenas externas.

Repercusiones sobre la Red Natura 2000

Según ANSE, los daños sobre especies y hábitat amenazados, junto con la extensión de los mismos obligaría, en aplicación de la legislación estatal y comunitaria, a someter el proyecto a una Evaluación de Repercusiones sobre la Red Natura 2000 para garantizar que no tiene efectos significativos sobre la Red Natura 2000. Precisamente, el LIC y ZEPA ‘Mar Menor’ se encuentra a la espera de la tramitación y la aprobación del correspondiente Plan de Gestión.

La Asociación considera que “la periodicidad de las actuaciones (se están volviendo a dragar algunas zonas que se dragaron en 2013) demuestra la ineficacia de las medidas”. Por esta razón, ANSE sugiere que las Administraciones deberían atajar el problema reduciendo la llegada de contaminantes a la laguna mediante filtros verdes, recuperando la dinámica litoral de la laguna retirando espigones, puertos deportivos y edificaciones construidas sobre dominio público marítimo-terrestre. “Ya con carácter puntual podrían plantearse la construcción de balnearios para facilitar el baño o la retirada muy puntual de lodos en lugares muy concretos”, añade. 

En todo caso, ANSE afirma que este tipo de actuaciones deberían estar supeditadas a la aprobación del Plan de Gestión de los espacios de la red Natura 2000, y debería someterse a información pública.