ir a la portada de ELPajarito.es

Condenan al Servicio Murciano de Salud por no hacer una prueba a un anciano que falleció

En la sentencia se recoge que el Hospital Virgen de la Arrixaca al llevar a cabo "la omisión de la prueba diagnóstica", se le privó al hombre de la oportunidad para haberse curado

El Servicio Murciano de Salud de la Región de Murcia ha sido condenado por no llevar a cabo una prueba diagnóstica a un hombre de 87 años que pudo salvar su vida. Así lo afirma una sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6, que ha estimado parcialmente una demanda de los hijos del hombre fallecido. La sentencia, contra la que no cabe recurso, condena a la sanidad murciana a indemnizar a los familiares del anciano con 10.000 euros, 20.000 menos de lo que solicitaban.

Los hechos ocurrieron cuando el paciente, que padecía una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), acudió al Servicio de Urgencias  del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca al sufrir un fuerte dolor en el pecho. Entonces los médicos indicaron a sus familiares que tenía "alguna infección" y lo dejaron en observación, asegurando que sería ubicado en una zona con camas para enfermos hasta que pudiera ser trasladado a la planta correspondiente.

Sin embargo, horas después el hombre permanecía todavía en Urgencias, sin desayunar, y con las sábanas mojadas. El hombre les explicó que, como estaba con el oxígeno puesto, se había orinado encima y no le habían cambiado las sábanas.

No obstante, durante el juicio la supervisora de enfermería en urgencias declaró que consideraba "poco probable, casi imposible" que el paciente permaneciera mojado toda la noche, por lo que el juez no los considera acreditados. 

Finalmente, el hombre fue trasladado a una planta con el diagnóstico de neumonía comunitaria (NAC),donde permaneció durante cuatro días con un pronóstico estable. Ya en el quinto día de hospitalización, el paciente empezó a encontrarse peor y el sexto presentaba una "dificultad respiratoria manifiesta y agravada". Los médicos informaron a la familia que al no responder al tratamiento antibiótico, iban a realizar nuevas pruebas analíticas y radiológicas, además de suministrarle ventilación mecánica y valorar su posible traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Sin embargo, el hombre nunca llegó a ser ingresado en la UCI. De acuerdo con el informe médico, los facultativos, "fundándose en la alta edad del enfermo y la progresión de la enfermedad sin respuesta a tratamiento empírico correcto, no consideran indicado el traslado del enfermo a la Unidad de Cuidados Intensivos para intubación orotraqueal y ventilación mecánica". Dos días después, agrega el informe, se le empezó a administrar morfina y medicación "para las últimas horas de vida, falleciendo el enfermo confortablemente". Era su octavo día en el hospital.

En su demanda judicial, los familiares del hombre señalaron "dejación asistencial" porque nunca se le practicó un hemocultivo, lo que impidió conocer el germen causante de la infección que padeció, ni un antibiograma, lo que impidió determinar el antibiótico adecuado para combatir aquél. Y es que en su opinión, la decisión de no practicar las pruebas referidas imposibilitó un diagnóstico preciso de la enfermedad y un tratamiento adecuado de la misma y fueron causa del progresivo empeoramiento que sufrió el anciano. 

En la sentencia, el juez descarta que hubiera una mala praxis porque "la actuación médica desplegada se ajustó, en términos generales, a lo que prevé las guías clínicas", aunque añade que "en la medida en que las mismas guías dicen que la práctica de hemocultivos es necesaria en el diagnóstico de la neumonía grave y que el hemocultivo es especialmente importante en pacientes con enfermedades crónicas podemos afirmar que a A.N., aquejado de una enfermedad grave, EPOC, ingresado en el hospital por NAC, que no respondió al tratamiento inicial, lo que agravó su estado hasta el punto de fallecer, se le privó de la oportunidad de que se le practicara una prueba diagnóstica cuyo resultado, a la vista de lo expuesto, resulta incierto pues se ignora si se hubiera evitado con dicha prueba el resultado que finalmente se produjo, como también se ignora si de haber sido ingresado en la UCI el resultado hubiera sido diferente".

Se trata, afirma el juez, de un supuesto de "pérdida de oportunidad", que se produce en los casos en que "por la omisión de una prueba diagnóstica o tratamiento diferente, se priva al paciente de una posibilidad de diagnóstico o curación".

Por último, el juez estima que en este caso, "la omisión de la prueba diagnóstica constituye un caso de pérdida de oportunidad generadora de un daño antijurídico del que el Servicio Murciano de Salud debe responder". 

Comentarios

Enviado por Acaido el

Algo me dice que hay quien está haciendo méritos en un hospital público para pasarse a la gestión de un hospital privado.

Añadir nuevo comentario