ir a la portada de ELPajarito.es

La CHS se autoabsuelve y propone sancionar a la promotora de Camposol y al Ayuntamiento

El organismo de Cuenca ignora su responsabilidad tras haber permitido que buena parte de la urbanización se construyera sobre una rambla y abre un expediente por vulneración de la Ley de Aguas cuya resolución corresponde al Gobierno central

La Asociación de Vecinos Camposol estima que el origen del estado ruinoso en que se encuentra la macrourbanización de Mazarrón es la rambla de Los Aznares y así lo cree también la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que el pasado 3 de julio le notificó a la promotora de la urbanización y al Ayuntamiento de Mazarrón una propuesta de expediente sancionador por más de ocho millones de euros, al haber vulnerado supuestamente la ley de Aguas.

La primera multa, según fuentes de la CHS, es de 7.894.251 euros “por los daños causados al dominio público hidráulico”, y la segunda, de entre 500.000 y 1.000.000 euros, “por la invasión de la rambla de Los Aznares”. El Consistorio está incluido en el proceso de “forma subsidiaria, por expedir licencias de obra sin solicitar los informes técnicos preceptivos a la Confederación”.

El presidente de la asociación vecinal, Philip Gelling, argumenta que “las viviendas se están cayendo porque el suelo no se ha compactado”. Pero además de las sanciones, algunos residentes también reclaman ayuda de las administraciones.

La Asociación de Vecinos Camposol estima que hay 550 viviendas, repartidas por los sectores C y D, “con problemas”. En la calle Araucarias los cimientos de varios dúplex se han levantado por encima del suelo del patio y las piscinas están en pendiente, tienen más agua en un extremo que en otro.

En algunos dúplex de esta calle los muros han perdido medio metro de altura o se han hundido bajo la tierra. Un tramo de la carretera de acceso a Araucarias, en el sector C, ha sido delimitado por la Policía Local porque el asfalto se está desprendiendo como si fuese mantequilla.

Precisamente, la CHS inició el actual expediente sancionador contra la promotora y el Ayuntamiento después de girar una inspección a la urbanización tras una gota fría. Ese episodio de fuertes precipitaciones junto con la riada de San Wenceslao, que arrasó parte del Guadalentín en 2012, dejó al descubierto la vulnerabilidad de los sectores C y D de la urbanización.

Abandonados pese a pagar el IBI

Las carencias de la red de saneamiento, sumadas al hecho de que las viviendas están construidas sobre una rambla, son la combinación perfecta para que las lluvias generen caudales de agua que arrastran muros, árboles, coches y contenedores.

El presidente de la Asociación de Vecinos Camposol, Philip Gelling, expone que «pagamos el IBI, pero estamos abandonados porque nadie viene a reparar todos estos daños». Gelling recuerda que desde que la urbanización se construyó hace dos décadas están manteniendo reuniones infructuosas con las respectivas corporaciones.

«Tenemos un problema de salud con los alcantarillados», denuncia. La falta de soluciones en todos estos años ha colmado la paciencia de los residentes, que finalmente han recurrido a la ONG Murcia Transparente para canalizar sus acciones legales. Antonio Sánchez, presidente de la ONG, advierte de que el conflicto de Camposol «ya se ha movido en el Parlamento Europeo, en Bruselas, a través de la eurodiputada de Podemos, Lola Sánchez. Nuestra intención es dar mucha caña a nivel internacional».

La primera consecuencia ha sido que una delegación del Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido se desplazase el lunes a Camposol. Además, la prensa británica también se ha hecho eco del problema. Durante la visita, Sánchez le entregó a las autoridades británicas, entre las que se encontraba el vicecónsul de Alicante, Lloyd Milen, un 'pendrive' con imágenes de la 'zona cero' de la urbanización para que den traslado al Gobierno inglés y al embajador de Inglaterra en España.

La delegación ministerial se comprometió a «tocar a las instituciones españolas». Sobre todo porque a la vuelta de la esquina, el próximo septiembre, los residentes temen volver a sufrir los efectos de la gota fría. El presidente de la asociación vecinal le destacó a la delegación ministerial que de los 5.200 residentes de la urbanización, el 80% son británicos. «Todos los ingleses que viven aquí han sido abandonados, han puesto todos sus ahorros y sus sueños en Camposol. Merecemos algo más que esto».

Decisión del Consejo de Ministros

El Ayuntamiento de Mazarrón y la promotora de la urbanización Camposol dispondrán de dos periodos de alegaciones. El primero ya está abierto y en un plazo de quince días tendrán que alegar a la propuesta de sanción de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que supera los ocho millones de euros. Las infracciones a la ley de Aguas «han sido muy graves». Fuentes de la CHS detallaron que tras recibir las alegaciones, el organismo de cuenca volverá a remitir el expediente sancionador al Consistorio y a la promotora para que aleguen, por segunda vez, antes de remitir al Consejo de Ministros toda la documentación con su propuesta sancionadora definitiva y el paquete de alegaciones.

El Ejecutivo central será el que finalice el trámite administrativo. Desde la CHS avanzaron que el expediente será enviado a la Fiscalía para que «estudie si se ha producido algún incumplimiento de la ley regional de suelo». Las mismas fuentes precisaron que el proyecto de Camposol está recogido en el Plan General de Ordenación Urbana. En la pasada campaña electoral, la situación de la urbanización fue caldo de cultivo de muchas propuestas y discursos, pero lo cierto es que la legislatura arrancó el pasado junio y todavía no se ha designado alcalde pedáneo para Camposol.