ir a la portada de ELPajarito.es

Caza de brujas en la UCAM para descubrir qué profesores y alumnos denuncian “explotación” y “masificación”

José Luis Mendoza quiere averiguar quiénes están detrás de las quejas y tiene un cabreo monumental porque se han producido en plena campaña de matriculación
José Luis Mendoza junto a Pedro Antonio Sánchez

El presidente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), José Luis Mendoza, ha ordenado una ‘caza de brujas’ en la institución docente privada para tratar de descubrir qué profesores y alumnos están detrás de las quejas por “explotación laboral” y “masificación ilegal”, y adoptar medidas contra ellos.

Según ha podido saber La Crónica del Pajarito, el cabreo de Mendoza fue monumental cuando este diario publicó el escrito anónimo de un grupo de docentes de la UCAM denunciando la precariedad en la que desarrollan su trabajo, enfado que alimentó el malestar que de por sí tenía el dueño de la universidad por el reciente descenso de su equipo de fútbol a segunda B. Y, además, la información vio la luz pocos días antes de la festividad del patrón de la UCAM, aunque Mendoza se contuvo y no hizo ninguna alusión al asunto en su discurso público. La rectora, Josefa García Lozano, sí realizó algún comentario sobre la denuncia de los profesores.

Cuando Mendoza se estaba reponiendo de las críticas de estos docentes, La Crónica del Pajarito publicó otra noticia que le tocó la moral: alumnos se quejaban de que en algunas titulaciones se había permitido la matriculación de más alumnos de los autorizados, con la consiguiente masificación en las aulas.

Mendoza está especialmente dolido porque ambas denuncias se han producido en pleno periodo de campaña de matriculación de nuevos alumnos en la UCAM. Y ahora está dispuesto a descubrir por todos los medios quiénes están detrás de las quejas de profesores y estudiantes para adoptar las medidas que considere oportunas. En cualquier caso, nunca será un aumento de sueldo o un premio a los alumnos más combativos.  

Quejas de docentes y estudiantes

Profesores de la UCAM estallaron contra los gestores de la institución docente, encabezados por su presidente José Luis Mendoza, porque no aguantan más la situación de “precariedad” y “explotación laboral” que vienen soportando desde hace años y que, según denuncian, ha empeorado últimamente. Y ello pese a las ganancias “desorbitadas” que se están embolsando los dueños de esta universidad católica privada, que también hace alarde de sus donaciones millonarias al Vaticano. 

En el escrito anónimo se afirmaba que en la UCAM “pese a los importantísimos ingresos que reciben gracias a las matrículas de sus alumnos, cifras desorbitadas que se miden en millones de euros, las medidas de sus gestores hacia sus trabajadores (en este caso hacia los docentes) van encaminadas a una continua explotación y desprofesionalización de los mismos”.

Por su parte, alumnos de la Universidad Católica San Antonio de Murcia denunciaron la “masificación” que existe en varias titulaciones. Además, algunos estudiantes acusaron a la UCAM de permitir en ciertos grados, como el de Fisioterapia, la matriculación de más alumnos de los autorizados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), organismo autónomo adscrito al Ministerio de Educación.

Comentarios

Enviado por Eolo el

Lo de la UCAM es amoral. Un negocio privado creado sobre la base de unas instalaciones religiosas cedidas y con gran ayuda de la administración pública que ha perdonado chanchullos, regalado patrimonio publico y promovido gratuitamente,. Regalar lo que es de todos para los pocos que pueden pagarse esas matriculas no tiene nombre y dista mucho de ser algo cristiano. Podremos valorar peor o mejor la UM, pero lo Publico, al menos es eso: de todos.

Y todos oímos historias sobradas sobre la calidad de la UCAM que han convertido el estudio en un negocio que sorprende hasta a los propios docentes por su desfachatez.

Enviado por anda anda el

A la UCAM no se le ha regalado nada, hay convenios con contraprestaciones. De hecho tanto la CARM como el Ayuntamiento están en DEUDA con la UCAM que ha tenido llevar entero el peso de CB Murcia cuando antes había generosa esponsorización de los entes públicos como pasa en el resto de equipos de la liga Endesa.

En cuanto a la calidad te invito a matricularte antes de hablar de oídas.

Enviado por Octubre Lorca el

A los alumnos no sé que les van a poder hacer,pero los profesores ya pueden guardarse bien las espaldas...
Ojalá tomase cartas en el asunto la Comunidad autónoma, Educación o alguien que tuviese competencias para actuar de oficio porque si es verdad lo que denuncian ambos colectivos deberían tomar cartas en el asunto

Enviado por Naftalina el

Lo que habría que hacer es averiguar quién dentro de la administración de la CARM está detrás de la destrucción sistemática, curso tras curso, de la enseñanza pública murciana en forma del recorte injustificado de las ofertas de plazas en las especialidades más demandadas en FP y el número de plazas en determinadas carreras universitarias para ampliarle a este señor el negocio. Este es gran problema que se nos ha venido encima con la empresa San Antonio. Por otra parte, lo de la caza de brujas es dramático. En cualquier sociedad avanzada europea el interlocutor entre patrón y contratados es el sindicato. Si esta posibilidad está negada para el personal contratado los tribunales laborales deberían tomar cartas en el asunto por la vía del apremio antes de que una situación laboral ya olvidada por estas tierras en el ámbito de la educación, se vaya de las manos. Por otra parte, la relación entre el que paga y la calidad del producto que recibe a cambio es una relación mercantil; los alumnos que se consideren estafados deberían buscarse un buen abogado desvinculado (aunque sea cada vez más difícil) de cualquier forma de congregación o cualquier otro grupo de poder económico para conseguir hacer valer sus legítimos derechos y condiciones de calidad a los que da derecho el abono del importe de la matrícula. Resulta que ya no vivimos en el siglo XIX, gracias a Dios. Tal vez ambos sectores deberían haber recurrido a la vía legal normal mucho antes.

Enviado por freeDom Epicteto el

Cuidado!!! Los futuros alumnos y sus familiares deben de tener toda la información antes de decidirse poresta universidad. Comencé los estudios en la Ucam en el Grado de Psicología Online en 2014, entonces costaba 3.200€/año, ahora en 2017 ha subido y cuesta 4.250€/año. En la primera entrevista no se mencionó ni lo más mínimo que pudieran subir las tasas de forma tan arbitraria y excesiva. Cuando una persona y su familia se decide por una universidad de este tipo, hace números para valorar si es posible; si te cambian los números de esta forma, las cuentas ya no salen; si te cambian las reglas de juego a mitad de partido, qué haces entonces, abandonas, te cambias de universidad? La subida de tasas es legal, porque no hay ningún organismo que regule el precio de las tasas y menos en una universidad privada, pero es totalmente deshonesta. La subida de tasas debe estar basada en unos criterios que aún nadie me ha explicado, y he pedido explicaciones. Es como caer en una trampa. Algunas voces sensatas y prudentes me han aconsejado desde el temor que no publique esta situación, alegaban que podría sufrir consecuencias académicas; yo he respondido que no creía que fueran tan deshonestos, habrá que ver qué sucede.

Enviado por Aurelio Briones... el

Me parece bien que cada cual exprese su malestar o su conformidad con UCAM. Pero lo que me despista es que intuyo que algunos creen que están en la Universidad Pública, donde no pudieron entrar por no dar la talla, y pretenden que UCAM actúe como un ente público en lo referente a tasas.

Es un negocio y cada estudiante es un producto al que hay que rentabilizar al máximo y no será porque no se ha dicho miles de veces. Así que sería bueno que antes de ir a la universidad se " perdiera" un poco de tiempo en leer e informarse, eso sí, fuera de los folletos publicitarios.
Así que ya saben los "afectados": estudien más para que les dé la nota y puedan acceder a la Universidad Pública.
También tendrán menos miedo a decir lo que piensan, en la UMU no hay inquisidores agazapados en las redes para cazar a pecadores de lengua suelta.
Amén.

Añadir nuevo comentario