ir a la portada de ELPajarito.es

Cartagena se niega a beber el agua de la desaladora de Escombreras por las sospechas de contaminación

El fiscal investiga el agua que la planta distribuye a la población, el alcalde solicita un informe a la Autoridad Portuaria y se intenta aclarar si a Valcárcel no le importó la posible toxicidad
Panorámica de la desaladora de Escombreras en Cartagena

El fiscal analiza varios estudios del Puerto de Cartagena y de la Comunidad sobre la contaminación de la dársena de Escombreras y revisa si la desaladora dispone de los informes necesarios. Es decir, investiga si la planta distribuye a la población agua contaminada, y ante esas sospechas el Ayuntamiento de Cartagena ha ordenado no comprar ni un solo litro procedente de la desaladora de Escombreras para el consumo de la población. Además, también se intenta aclarar si al expresidente Ramón Luis Valcárcel no le importó la posible toxicidad del agua que bebe medio millón de cartageneros con tal de sacar adelante grandes planes urbanísticos con la construcción de la desaladora.

El alcalde de Cartagena, José López, ha hecho llegar la decisión del Ayuntamiento a la empresa concesionaria del servicio municipal de agua, Hidrogea, hasta “aclarar las numerosas dudas” surgidas en las últimas semanas sobre presuntas anomalías de tipo sanitario, ambiental y económico relacionadas con la calidad del agua y con la gestión y la explotación de la planta. Éstas son investigadas por la Fiscalía y por una comisión de la Asamblea Regional.

López se ha dirigido a Hidrogea para instarle a paralizar el abastecimiento de agua a la red municipal por parte de la desaladora, alquilada por la Comunidad Autónoma al grupo ACS.

Según José López, "no podemos apoyar a este tipo de empresas que deambulan en paralelo al poder político, ganan su dinero no por su capacidad de gestión sino porque algunos políticos le ponen la alfombra, y lo que debemos hacer es dar ejemplo y no otorgarle ningún beneficio".

López explicó que ha solicitado a la Autoridad Portuaria un informe completo y exhaustivo sobre la captación y desagüe de la desaladora, recordando que el ayuntamiento ya cumplió con todos los trámites legales, pero la comprobación de los vertidos la llevó a cabo la Autoridad Portuaria.

Antonio Sevilla, presidente de la Autoridad Portuaria ha informado tras la celebración del Consejo de Administración de este organismo que se atenderá la solicitud hecha por el alcalde de Cartagena al respecto y se le dará toda la información solicitada.

Incumplimientos en los niveles de boro y de turbidez

Una de las cuestiones que las autoridades municipales quieren poner en claro es el alcance de un informe de la Consejería de Sanidad, según el cual la revisión de las analíticas realizadas en 2014 y 2015 por un laboratorio privado constata que hubo cuatro “incumplimientos” en los niveles de boro y de turbidez. En ese informe, redactado a petición del concejal de Ciudadanos en Murcia Mario Gómez, los especialistas de la Comunidad aseguran que los problemas fueron “subsanados”.

En todo caso, el Ayuntamiento quiere esperar a conocer los resultados de la investigación de la Fiscalía acerca de si la planta cumple con la normativa al captar el agua de la dársena de Escombreras, una zona de elevado tráfico portuario y con riesgo de contaminación.

López también ha encargado estudiar la posible rescisión del convenio firmado por el Ayuntamiento con la Comunidad, “para no dar ni un euro a una infraestructura bajo sospecha de estafar a los ciudadanos”, en alusión al posible coste de 600 millones de euros en la compra de la planta por los contratos con ACS.