ir a la portada de ELPajarito.es

El Ayuntamiento de Murcia aprueba con siete meses de retraso el presupuesto para 2017

Gracias a la abstención del PSOE, el Consistorio dispondrá de 408,3 millones de euros, además de un plan extrapresupuestario de 15,9 millones que irán a parar a inversiones en las pedanías
Pleno del Ayuntamiento de Murcia. (Foto: Cadena Ser)

El Pleno de la Corporación Municipal de Murcia aprobó durante ayer miércoles el proyecto de presupuestos de 2017 presentado por el Concejal de Hacienda y Contratación, Eduardo Martínez-Oliva, y cuya cuantía asciende a 408.389.516 euros, lo que supone un incremento del 0,98% respecto al pasado año. La propuesta fue aprobada con los votos favorables del PP, la abstención del PSOE y del edil no adscrito Francisco Javier Trigueros, y el voto en contra de Ciudadanos, Cambiemos, Ahora Murcia y el concejal no adscrito Luis Bermejo.

El objetivo de dichos presupuestos, según el consistorio murciano, es impulsar las inversiones que permitan desarrollar Murcia-Rio y el Plan de acción de Huerta y hacer realidad actuaciones, ya iniciadas, como la recuperación del conjunto de San Esteban y su entorno, Cárcel Vieja, Alfonso X, Ave soterrado o la senda verde Zeneta-Los Dolores. Igualmente, promoverá fondos necesarios para afianzar la recuperación económica mediante los programas de empleo, ayudas a emprendedores y dinamización turística y garantizar el impulso a las políticas sociales.

Por otra parte, con la aprobación de los presupuestos la partida para los los barrios y pedanías, tanto para gestión directa como indirecta, asciende a 71,9 M€ lo que representa un 29,17% de los recursos disponibles del Ayuntamiento. De ellos, 17,6 millones serán de gestión directa o indirecta de las Juntas Municipales; 13 millones de gastos corrientes para mantenimiento y conservación de instalaciones deportivas, colegios, centros municipales; 25,2 millones de inversiones previstas por los diferentes concejalías; y 15,9 millones de financiación extrapresupuestaria, a cargo de remanente de tesorería para ejecutar obras en pedanías.

De estos casi 15,9 millones, 2 millones permitirán incrementar las inversiones previstas en los presupuestos por las propias pedanías, mientras que los 14 millones restantes se distribuirán por una comisión compuesta por los grupos municipales de acuerdo a las peticiones que transmitan las juntas.

Impuestos congelados

Para llevar a cabo estas actuaciones, el presupuesto está nivelado con los ingresos, del que el 67.54% se financian con recursos propios, correspondiendo el 26.21 por ciento a transferencias de otras administraciones y el 6.24% a préstamos.

En 2017 los impuestos directos, que supondrán 191,8 millones, se reducen respecto a 2016 como consecuencia de la congelación de los tipos impositivos, la reducción de la presión fiscal de las familias y empresas con menor capacidad económica y la supresión de trámites administrativos.

Los principales capítulos del presupuesto consolidado de gastos corresponden al personal, 123,8 millones, y los gastos corrientes, 176,9 millones, que permiten hacer frente al mantenimiento de los servicios públicos que permiten que el municipio "funcione", entre ellos, alumbrado, recogida de residuos, limpieza viaria.

Criticas al PSOE

Los grupos de oposición del Ayuntamiento de Murcia se han mostrado muy críticos con el PSOE, que con su abstención ha permitido aprobar los presupuestos municipales para 2017 a pesar, han asegurado, de que las cuentas no solucionan los problemas reales de los ciudadanos y se limitan a repetir el modelo de años anteriores.

Tanto Ciudadanos, como Cambiemos Murcia, Ahora Murcia y el concejal no adscrito Luis Bermejo han coincidido en considerar que el presupuesto aprobado repite las mismas inversiones y proyectos no ejecutados en ejercicios anteriores sin responder a los problemas del municipio, con lo que se ha perdido la oportunidad de cambiar el modelo de gestión que se abrió esta legislatura.

Así, el portavoz municipal de Ciudadanos, Mario Gómez, ha lamentado la "complicidad" del PSOE para sacar adelante las cuentas con lo que, en su opinión, han "perdido la capacidad moral para hacer oposición" y también para gobernar al hacer suyas propuestas del PP, con lo que a las siglas del partido deberían suprimirle la "o" de obrero.

Para el concejal no adscrito Luis Bermejo, al partido "le pesa, además, la s de socialista" y se ha convertido en una "muleta" del PP y su "socio útil" perdiendo la oportunidad de liderar la "posibilidad real de llevar a cabo un proceso de cambio" en el municipio.

Similares críticas ha hecho el concejal de Cambiemos Murcia Sergio Ramos, que ha recordado que el PSOE lamentó públicamente haber apoyado el presupuesto en 2016, y ahora repite esa postura.

La misma crítica ha hecho la portavoz municipal de Ahora Murcia, Alicia Morales, que ha denunciado el "proceso de negociaciones en hoteles plagado de opacidad", igual que ocurrió el año pasado, y ha pedido al PSOE que reflexione sobre en qué quedó su acuerdo para las cuenta de 2016, a la vez que ha lamentado que en el Ayuntamiento no esté "el PSOE del no es no, sino el de las susanas".

En cuanto al contenido del presupuesto y del acuerdo alcanzado entre el PP y el PSOE, la principal crítica ha sido para el compromiso de inversiones en los barrios y pedanías, que ha sido la clave del acuerdo entre ambos partidos y se ha materializado en un plan extrapresupuestario de inversiones de 15,9 millones de euros procedentes de remanentes de tesorería y que también se ha aprobado hoy.

Muy criticado ha sido también el aumento de 3.000 a 5.000 euros de gasto que se autoriza a los presidentes de las juntas sin tener que someter a control esa cantidad o solicitar tres presupuestos, algo que, han considerado, generará opacidad en la gestión.

Las externalizaciones de contratos, que alcanzan el 40 por ciento del presupuesto, ha detallado Ramos; la falta de inversiones en políticas sociales, de educación, de empleo o de mejora del transporte público y la repetición de proyectos e inversiones ya planteados en ejercicios anteriores y no ejecutados, han sido otras de la críticas comunes al proyecto.

Unicamente el concejal no adscrito Javier Trigueros ha apoyado la postura del PSOE y se ha abstenido también en la votación porque, ha asegurado, su postura es la de "sumar" a través de la negociación y evitar así la "parálisis" en el impulso de políticas y proyectos.

 

Añadir nuevo comentario