ir a la portada de ELPajarito.es

La Audiencia deniega la libertad al portero del pub que dejó en coma al joven Andrés de un puñetazo

La Fiscalía ve indicios "claros y suficientes" ya que el investigado reconoce su intervención en la agresión, la gravedad de la misma y la de las penas a imponer
Imagen de Andrés M., víctima de la agresión. (Foto:Europa Press)

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por la defensa del portero que el pasado 11 de diciembre dejó a un joven en coma durante un mes tras propinarle un puñetazo, confirmando así la medida de prisión provisional impuesta por el Juzgado de Instrucción número 9, según informan fuentes judiciales.

Finalmente, esta ha sido la decisión de la Sección número 3 de la Audiencia Provincial de Murcia que, el pasado martes, celebró una vista para estudiar el recurso interpuesto por la defensa del acusado pidiendo su libertad, a la que se ha adherido la Fiscalía, según los abogados de la defensa del acusado, Pablo Ruiz Palacios y Jorge Novella.

La Sala considera comprobado un cambio en la situación de la víctima, "pues si bien en un primer momento se temía por su propia vida, tras el examen del médico forense provisional se comprueba su mejoría". Sin embargo, también ve indicios "claros y suficientes" ya que el propio investigado reconoce su intervención en la agresión, la gravedad de la misma y la de las penas a imponer, superior a dos años.

Por lo que respecta a las alegaciones al investigado, en relación a su posible reconocimiento de los hechos, que no tiene antecedentes penales, y demás circunstancias alegadas, "no alteran la realidad ya manifestada sin perjuicio de que puedan ser alegados y adecuadamente valorados en el acto del plenario para la defensa del mismo".

En conclusión, la Audiencia desestima el recurso de apelación interpuesto por los abogados del investigado, "ya que no se ha aportado en las pruebas los razonamientos de arraigo, en cuanto a la sustracción a la Justicia o de huida, de ausencia de vínculos de sujeción social, laboral, y económica".

En concreto, los letrados Palacios y Novella alegan en este recurso el elevado tiempo que su defendido ha pasado en prisión, así como la "excepcionalidad" que representa el propio ingreso en prisión y, finalmente, que han variado las circunstancias respecto al momento en el que ingresó en la cárcel, fundamentalmente por la evolución clínica de la víctima.

Y es que el agredido, Andrés M., primero estuvo ingresado en la UCI en estado grave pero recibió el alta y ahora está "en recuperación y llevando una vida casi normal", según los abogados del portero, que indican que, en principio, habría que dejar pasar un margen de 360 días para ver cómo evolucionan las secuelas.