ir a la portada de ELPajarito.es

El Ateneo Republicano de Murcia y asociaciones memorialistas homenajean a los fusilados por el franquismo

Panteón de los Caídos por la Libertad. (Foto: José Luis López Mesas)

Como viene siendo habitual desde hace 23 años, el pasado día 14 de abril de 2018, en el que se conmemoraba el 87 aniversario del advenimiento de la Segunda República Española, asociaciones memorialistas de algunos puntos de la Región se dieron cita en el cementerio de Espinardo para, ante el Pabellón de los Caídos por la Libertad, rendir un homenaje a las personas fusiladas por el régimen franquista. 

Ante el monolito erigido en la fosa que alberga los restos de casi cuatrocientas personas represaliadas se congregaron personas de Murcia, Archena, Molina de Segura, Alhama de Murcia, Mazarrón…, que acompañaron a familiares de algunos represaliados que se hallaban presentes en el acto y depositaron ramos de flores con los colores de la bandera republicana. Al lugar concurrió una amplia representación de la Asociación de Memoria Histórica de Murcia (MHMU-Tenemos Memoria), cuyas personas integrantes recorrieron a pie, esa mañana, el trayecto que media entre la Cárcel Vieja y el cementerio. Las distintas personas intervinientes en el mismo fueron presentadas por Pepe Sánchez, presidente del recientemente constituido Ateneo Republicano de Murcia.  

Se vivieron momentos muy emotivos, como cuando Antonio Sánchez recordó a Marcos Ana, el preso político que más tiempo permaneció en las cárceles franquistas, con la lectura de un poema de su libro Decidme cómo es un árbol. María Jesús, presidenta de MHMU-Tenemos Memoria, dio la bienvenida a las personas asistentes y se congratuló de que cada año sean más las personas que se adhieren a esta celebración. Por su parte, Floren Dimas, representante de AGE (Archivo, Guerra y Exilio), hizo un repaso a la génesis de ese pabellón, surgido de la voluntad de los familiares de las víctimas de impedir que los restos de éstas fueran a parar a un osario común. Lamentó la ausencia en esta celebración de los sindicatos de clase y se congratuló de la receptividad que empiezan a mostrar hacia las reivindicaciones memorialistas las formaciones políticas de izquierda de la Región, tras años en que las mismas parecían no figurar en sus agendas.  José Luis Álvarez-Castellanos, coordinador de IU Verdes de la Región de Murcia, y Josetxu Durán, secretario general del PCE de la Región de Murcia, dirigieron unas palabras a las personas asistentes.   

Antonio Martínez, familiar de otro de los fusilados de la fosa de Espinardo, su tío abuelo, se enteró de los actos del cementerio de Espinardo a través de su contacto con MHMU-Tenemos Memoria, y se desplazó desde Villajoyosa (Alicante) para colocar una foto de su familiar en el monolito que recuerda a los Caídos por la Libertad. Asimismo, la intervención de Manuel López Ruiz, hijo del republicano fusilado Pío López Rubio en 1941, cuando él tenía sólo cuatro años, fue un momento especialmente emotivo. Con lágrimas en los ojos, Manuel pudo explicar cómo ese hecho marcó su vida y la de su familia. Especialmente duro fue el momento en que recordó su expulsión del colegio por no querer vestir la camisa azul falangista. 

Hubo palabras de recuerdo y agradecimiento a los republicanos murcianos recientemente fallecidos José Fuentes Yepes y José Castaño, que, meses antes de morir, fue homenajeado en Murcia por el Colegio que lleva su nombre. Ambos habían recibido de manos de la Asociación de Memoria Histórica de Murcia sendas copias de sus expedientes de condena y prisión, extraídas del Archivo General de la Región de Murcia.

Intervinieron también Diego Jiménez, miembro de MHMU-Tenemos Memoria y del Ateneo Republicano de Murcia, y Joaquín López, también integrante de MHMU y secretario de la Federación Regional de Asociaciones memorialistas. Jiménez recordó su visita en el pasado mes de julio a Paco Griéguez, uno de los dos supervivientes murcianos de Mauthausen (el otro es Juan Aznar, de Barranda), en su domicilio en Gardanne (sureste francés), en el transcurso de la cual abrió el paquete que contenía la placa homenaje remitida desde Murcia por Tenemos Memoria, encuentro que calificó de histórico, al tiempo que reivindicó el cumplimiento del acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Murcia para erigir un monolito a los 85 murcianos del municipio deportados a los campos de exterminio nazis, reivindicación que hizo extensiva  asimismo a la Asamblea Regional para el merecido homenaje a los más de 500 personas de la Región que penaron en dichos campos de la muerte. 

 

Tras los actos ante el Pabellón de los Caídos por la Libertad, las personas asistentes se trasladaron al de las Brigadas Internaciones, donde depositaron también ramos de flores con los colores de la enseña republicana. Posteriormente, la comida de confraternización puso fin a los actos de esa mañana. 

En Murcia capital la manifestación de esa tarde convocada por PCE Región de Murcia, IU Verdes y las JJ. Comunistas puso el broche a una semana de celebraciones republicanas, que ha contado con actos en muchos municipios de la Región: Cartagena, Mazarrón, Archena, Molina de Segura, Cieza, Calasparra, Fortuna…

En la capital,  organizadas por MHMU-Tenemos Memoria, el Ateneo Republicano de Murcia y la Federación Regional de Asociaciones de Memoria Histórica, la Semana Republicana contó con las intervenciones de Pedro María Egea Bruno, que disertó sobre la Segunda República en Murcia; con Juan Eladio Palmis, que presentó su libro Blanca de Guerra; con Antoñio Viñao, que disertó sobre Una lectura actual de la Educación en la Segunda República, y con la charla final de Fuensanta Escudero, sobre la Mujer murciana en ese periodo histórico. 

Texto publicado en la web desdemicornijal.blogspot.com

Añadir nuevo comentario