ir a la portada de ELPajarito.es

Las asociaciones de Memoria Histórica piden atajar el “gansterismo” de Falange para que no se cambie el nombre al colegio ‘José Antonio’

Solicitan a las autoridades que emprendan las acciones legales necesarias contra las amenazas, presiones y actuaciones antidemocráticas de los falangistas
Colegio 'José Antonio' de Fuente Álamo

Ante las amenazas públicas de Falange Española de emprender “reacciones airadas” y violentas si se cambia el nombre al colegio ‘José Antonio’ de Fuente Álamo (Murcia), la Federación de Asociaciones de Memoria Histórica de la Región de Murcia (FAMH-RM) manifiesta que “el cambio de nombre del colegio, propuesto al ayuntamiento de Fuente Álamo por la comunidad educativa, a través del Consejo Escolar del Centro, obedece a la voluntad de cumplir con la legalidad vigente, y cualquiera  que se oponga a ello, como es el caso de Falange Española, está manifestando su oposición a una ley democráticamente promulgada y, por tanto, de obligado cumplimiento”.

“Ni las amenazas vertidas por este grupúsculo advirtiendo sobre las consecuencias que podrían acarrear a la convivencia el cambio de nombre ni la campaña emprendida para intimidar pueden ser consentidas en el seno de un estado de derecho”, añade el comunicado.

En el escrito se indica que “la oposición de esta ridícula caterva fascista a la normativa democrática, no es más que la expresión de lo que siempre ha hecho Falange Española que, desde su fundación, ha defendido la existencia de un estado totalitario y ha luchado por la supresión del parlamento y la ilegalización de los partidos políticos, como consta en sus puntos programáticos. Pero también, además de practicar el pistolerismo, participó en el golpe de estado del 36, llegando a ser uno de los brazos ejecutores de la represión franquista y uno de los más importantes pilares de este régimen”.

La Federación de Asociaciones de Memoria Histórica de la Región de Murcia sostiene que “los argumentos esgrimidos por este minúsculo grupo  para oponerse a la denominación del centro, no son más que un puñado de falacias que cualquier persona que posea los más mínimos conocimientos de historia puede fácilmente constatar;  es lo único que son capaces de argumentar para oponerse al cumplimiento de una ley aprobada por el parlamento, un parlamento a cuya existencia se oponen a pesar de ser la institución garante de la soberanía popular. El desprecio de Falange por los mecanismos democráticos, sin embargo, no es obstáculo para utilizarlos y participar en las elecciones cada cuatro años aunque hayan quedado siempre reducidos a la mínima expresión sin obtener representación alguna”.

“Estos pocos individuos –añade el comunicado- que saben de su carácter extremadamente minoritario y de su incapacidad de obtener un solo representante en las instituciones democráticas, cada vez que se presentan a unas elecciones, pretenden lograr a través de la intimidación y del miedo (único procedimiento que conocen, comprenden y dominan) lo que por la vía de las urnas son incapaces de conseguir”.

La Federación de Asociaciones de Memoria Histórica de la Región de Murcia afirma  que “no puede estar ajena a los exabruptos y amenazas de la llamada Falange Española y expresa su más profundo rechazo a sus comportamientos mafiosos, solicitando de las autoridades competentes que  emprendan las acciones legales necesarias contra estas actuaciones antidemocráticas y contra las presiones sufridas sobre las familias del alumnado del centro, el vecindario del pueblo y su corporación municipal ejercidas por estos sujetos que ejercen el gansterismo como seña de identidad”.